Color local

Varios temas que no se pueden escapar. La visita de Abel Da Graca al Gallardón, los 100 partidos del Pato, la maldita racha que no se corta, la mañana en tu segunda hogar y esa bella promotora...

Por Pablo García

A QUIEN MADRUGA: Parece que ni Dios se acordó de los hinchas Milrayitas. Piedad. Amanecimos tempranito, nos quitamos las lagañas y salimos corriendo a la cancha para alentar y vibrar desde la tribuna. Otros, más remolones, llegaron con el partido comenzado y la almohada en la oreja. Sin embargo hubo poca gente en la tribuna: el horario y el juego del equipo no generan mucho interés. Ojo, nos hicimos sentir mucho cantando todo el partido a pesar del resultado negativo y no faltó color. Es claro que a veces desde adentro no contagian mucho a la gente: ahí a alguno se le escapó un bostezo. “¡Cómo extraño las sábanas!”, dijo alguien. Se escucharon pocos “Uhh!!” durante la mañana, esos que te hacen exaltar el corazón y uno lamenta que la pelota no haya entrado. Cuanta mala sangre y pobreza, para decir que en la cama estábamos mejor. Por eso la gente lo vivió como un lago letargo. Finalmente, podemos concluir que esta mañana despertamos y, sin darnos cuenta, vivimos una pesadilla.

PATO X 100: Sí, Patricio Grgona llegó al centenar de partidos con la Milrayitas. Parecía que hubiese jugado más en estas cuatro temporadas, pero varias lesiones lo mantuvieron alejado durante mucho tiempo del verde césped. No fue la mañana deseada para el defensor, quien perdió hasta la capitanía luego de su reciente expulsión ante Sarmiento. Sin embargo agarró como pocas veces la lanza y se fue al ataque para levantar al equipo. Estuvo a punto de gritar su cuarto tanto en el Milrayitas, tras que Solchaga le baje la pelota de cabeza, pero no pudo festejar y se quedó en la boca del arco lamentándose. Hubiese sido la mañana perfecta, aunque el jugador nunca podrá olvidar su ascenso en 2008 cuando jugó la primera temporada en Los Andes. Si bien nació futbolísticamente en El Porvenir, hoy en día parece un hijo natural del Milrayitas. La próxima fecha, ante Tristán Suárez, habrá festejos y tendrá su noche especial… (FOTO 2)

OTRO DA GRACA VOLVIÓ AL GALLARDÓN: Uno de los héroes del ascenso de 1967 y uno de los grandes jugadores de la gran campaña en Primera del Milrayitas en el torneo de 1968, pisó nuevamente el estadio después de cinco años: Abel Da Graca. El ex volante del CALA desde hace dos años es profesor para directores técnicos en Ecuador. El regreso a Buenos Aires fue para festejar los 90 años de su mamá. “Aproveché para llenarme un poco más de emoción en la cancha de Los Andes, recordar y ver gente amiga. La veo muy cambiada y mejorada, sobretodo en la cancha de juego. Cuando jugaba era pura tierra. Me da envidia  jugar en una césped con estas condiciones”, señaló entre risas Abel. A pesar de los años sin venir al Gallardón y la distancia que lo separa con Lomas, el sentimiento no claudica y sigue a Los Andes cuando lo televisan por cable. Hubo tiempo hasta para una emoción: “Los Andes significa todos los buenos momentos, los grandes amigos que hice, en especial Jorge Ginarte. Me da hasta cierta emoción y angustia recordarlo. Pasé con él muy buenos momentos”. ¿Te acordás de algún gol en esta cancha? “Le hice un gol a Newell´s de cabeza en el arco de Portela desde fuera del área grande. Hasta yo me sorprendí de la distancia que había cabeceado. Siempre lo recuerdo con cariño porque fue importante en el ascenso de 1967”. Y finalizó “Los Andes significa mi viejo, Hernán, además de mi participación, y ojalá que algún día mi nieto. Pero, para mí, Los Andes es mucho”, cerró con orgullo. Y próximamente se vendrá una clínica en Villa Albertina con nuestros chicos… (FOTO 1)

¿A QUIÉN ESTÁS OVACIONANDO?: Quizás suene a insistencia: la promotora fue nuevamente la protagonista. Sus curvas fueron la ovación y admiración de mucho de los presentes. La rompe corazones de Lomas entró y se retiró entre aplausos. Sobre el final, y al salir casi última, la aclamación fue absoluta. “Fuiste la mejor de esta mañana”, se escuchó en platea. (FOTO 3)

MALDITA RACHA: Siempre queremos generar o ser partícipes de una gran racha. Aunque nunca de una negativa. El equipo desgraciadamente está rompiendo records al no obtener algún triunfo: pasaron 14 partidos desde aquel 3-0 ante Italiano. Entre las peores rachas más recientes, ya pasó la del torneo 1969 (12), en Primera, y alcanzó la que se extiende entre los últimos partidos de 1972 y comienzo de 1973.  Aunque aún hay más; entre el final del torneo 04/05 y comienzo del 05/06 llegó a 15 partidos sin ganar. La peor fue en 1973 con 16 sin alegrías, con tres empates y trece derrotas. Breguemos por no ser testigos de la seguidilla más extensa y romper la maldita racha en la próxima jornada…

Lunes 25 de Octubre de 2010 | Fútbol Profesional

subir