El Coqui a la cabeza

Néstor Ferraresi se calzó el buzo de entrenador y aceptó el mano a mano con el Sitio Oficial. "Buscamos un equipo agresivo, que presione bien arriba y, por sobre todas las cosas, que le de prioridad al juego, a la tenencia de balón", explicó sin vueltas.

Por Leandro Saltamerenda

¿Cuáles son tus primeras sensaciones como técnico de Los Andes?
Contento, con muchas ganas de trabajar y ojalá podamos encontrar el equipo lo más rápido posible. Sabemos que es una situación difícil, con muchos jugadores que tienen el animo caído, pero siendo optimistas para revertir este momento.

Venís de dirigir a otro grande como Sarmiento, antes hiciste una gran campaña con Colegiales, ¿a qué apuntas acá en Los Andes?
Nosotros tenemos un estilo de juego ya definido, que casualmente coincide con lo que marca la historia de Los Andes. Buscamos un equipo agresivo, que presione bien arriba y, por sobre todas las cosas, que le de prioridad al juego, a la tenencia de balón.

Ya conoces al club por tu paso como futbolista y sabés la obligación que tiene el Milrayitas en la categoría…
Sí, sabemos a que club venimos y el gusto futbolístico que tiene la institución. No podemos olvidarnos de eso. Así que esperemos inculcarles a los jugadores aquello que uno quiere que hagan en la cancha.

Te encontraste con un plantel largo, con muchas variantes, ¿cómo va a ser tu metodología de trabajo?
Sí, hay un grupo numeroso, de 40 profesionales, pero el día del partido solo once se ponen la camiseta. Acá no hay vuelta que darle. Se lo tienen que ganar ellos y demostrarme a mí que están para jugar.

En tu primera práctica hiciste fútbol con el resto de los jugadores muchachos que tienen tanta competencia,, ¿cómo los viste?
Futbolísticamente están bien. Uno trata de probar variantes y ver opciones porque el domingo tenemos el debut. Ya hay jugadores con lesiones, otros suspendidos, y tampoco contamos con mucho tiempo para analizar.

¿Te pesa el mal momento que atraviesa el equipo?
Hoy la realidad marca que Los Andes está en la posición que está y hay que salir lo antes posible. O sea, cuando hablo de lo antes posible, me refiero ganar. Tenemos que ganar, empezar a sumar y encontrar un funcionamiento como tal. Todo junto.

¿Te sorprendió este arranque? Por los nombres, los jugadores que hay en el plantel…
Antes del arranque del torneo, decir que "un equipo es candidato" no te asegura nada. Con los nombres solo no podes ganar un partido. Y a eso voy a apuntar yo. Yo tengo un plantel de 40 jugadores y voy a darle lugar a los 11 que juegan mejor. Se llamen como se llamen, tengan la trayectoria que tengan. Para mí es un diario viejo. Yo tengo que mirar el presente y voy a tratar de poner a los que lo merezcan.

Sos un entrenador muy estudioso, metódico, que le gusta observar rivales, trabajar con videos…
Sí, yo laburo así. Por algo me habrán elegido y no voy a cambiar mi forma de trabajar porque venga a Los Andes. Al contrario, hemos agregado una persona más al cuerpo técnico, ya que nos parecía que una institución como ésta lo demandaba. Así que sumamos al Bocha Baena, que ya dirigió en Primera División y es un técnico que conoce la categoría.

¿Algunos puntos para corregir de este Los Andes?
Y hay bastante por mejorar. El equipo no presiona como a mi me gusta, queda muy largo para atacar y para defender, le cuesta mucho recuperar la pelota en el medio, tiene problemas importantes con el juego áereo, le han marcado entre siete u ocho goles de pelota parada, y lo fundamental es que un jugador de Los Andes se la pase a otro de su misma camiseta. Lamentablemente son cosas que no he visto en estos últimos partidos.

¿Qué recuerdos tenés de tu paso como jugador en la Temporada 88/89 del Nacional?
Fue un año duro porque luchábamos por no descender. Me acuerdo que había muchos pibes y fueron a buscar a cuatro o cinco jugadores que teníamos un poco más de experiencia. Y al final nos salvamos y mandamos al descenso a Chacarita. Quizás esa fue la alegría más grande, pero la verdad es que no fue una buena temporada desde lo futbolístico. Tuvimos que transpirar bastante la camiseta para quedarnos en el Nacional. Y después, personalmente me sentí bien. Jugué muchos partidos e hice ocho goles.

¿Qué meta grupal te trazaste por delante?
El objetivo de este plantel era ascender y ahora sigue siendo el mismo. Yo no me bajo de ninguna lucha. Qué Los Andes haya quedado lejos de la punta no quiere decir que tenga que renunciar a nada. Faltan casi 30 fechas por jugar y a medida que vayan pasando los partidos veremos dónde estamos parados.

¿Qué le podés decir a este hincha de Los Andes que viene golpeado, desilusionado, dólido?
Yo no le pudo decir ni pedir nada a la gente de Los Andes. Primero nosotros le tenemos que dar. Ojalá que el equipo le empiece a regalar alegrías y les de satisfacciones. Siempre el hincha se siente identificado con lo que ve adentro de la cancha. Así que nosotros tenemos que contagiar y ser capaces de sacar esto adelante.

Lunes 20 de Septiembre de 2010 | Fútbol Profesional

subir