SAN TELMO 2

Todo dicho. Cuarta derrota en el torneo. Noveno encuentro sin ganar. Vigésimo puesto en la tabla. Un equipo partido anímicamente. Y la pregunta, ¿cuándo se terminará esta pesadilla? No alcanza con barajar y dar de nuevo.

Por Leandro Saltamerenda

Ya nada le sale. Ni cuando lo merece puede ganar. Iban 25 minutos del primer tiempo y Los Andes había mostrado mejores intensiones. Actitud para luchar las pelotas divididas, buena circulación de fútbol en el medio, jugadas asociadas por la izquierda y otras yerbas. Pero después del cachetazo por el gol de Telmo todo cambió. Volvió el Milrayitas de antes. El que sufre en cada ataque rival, el que no sabe cómo lastimar de tres cuartos de canchas hacia adelante, el que cae repentinamente en los centros frontales y el que nunca no logra reponerse. Ahí está la cuestión. Este plantel anímicamente está destrozado. Hay ausencia de confianza. Un lavado de cabeza urgente...

Será porque muchos no se imaginaban este presente, pero nadie puede entender el vigésimo puesto en la tabla. Doloroso. Impensando. Y hasta lamentable. Porque ni siquiera se le pudo marcar un gol a una línea de fondo de San Telmo que no paraba de dar ventajas. De arranque se estuvo cerca, aunque faltó puntería. Fede García contó con la primera y su remate salió desviado. Luego lo tuvo Churín, tras una gran jugada colectiva entre el Pitu Gómez y el Poeta, pero su remate se fue desviado. Los Andes tenía el control, y el Candombero iba como podía. Es verdad que también se pudo poner en ventaja al minuto, pero Cubito Cáceres le atragantó el grito a Ricardo Segundo. Sin embargo, cuando el reloj marcaba la media hora de juego, el joven delantero tendría revancha. Un viejo conocido como Facu Coyra entró en soledad por el carril derecho, envió un centró rasante y el 7 la empujó a la red. Ahí estaba la diferencia. Con más practicidad, el local hacía fácil aquello que para Los Andes era imposible.    

Y el 1-0 se sintió. Pegó duro. Gómez, García y Tridente ya no marcaban la diferencia. Ahora prevalecía más el trabajo de Ale Friedrich en el medio y las subidas de Maxi Barreiro. El resto casi no se notaba. Porque con la victoria a su favor, el conjunto de la Isla se agrandó y el Rojo no supo cómo contrarrestarlo. Y por si fuera poco, en el segundo tiempo, en su mejor momento, el Candombero volvió a lastimar. Fue la herida más profunda. Coyra, de lo mejor de la cancha para manejar los tiempos, comandó una contra, abrió a Angel Mendoza, éste tiró un centro pasado y Vaccaría, solo por detrás, cabeceó para poner el 2-0. Ya está. Partido liquidado. El resto estaba de más. Pese a que el Milrayitas quemó sus últimas naves y minó el campo contrario con jugadores ofensivos no alcanzó.

A la vista volvió a quedar que el problema de este equipo no se llamaba Cachín Blanco. Tampoco que no se puede ganar con merecimientos. Otras cuestiones pesan más. Los nueve partidos sin ver el triunfo. Un barco que está a la deriva. La pesadilla que continúa. Y el futuro que nadie se atreve a imaginar…


SINTESIS

San Telmo (2): Juan Ferreyra; Juan Mónaco, Julio Caldiero, Carlos Ojeda (ST 22` Carlos Inda); Angel Mendoza (ST 17` Carlos Ramos), Marcelo Lamas, Hernán Medina (ST 6` Sergio Santua), Mariano Díaz; Facundo Coyra; Ricardo Segundo y Pablo Vaccaría. Suplentes: Juan Haupt, Alexis Brizuela, Gonzalo Esquivel y Jorge Echenausi. DT: Gerardo Reinoso.

Los Andes (0): Walter Cáceres; Maxi Barreiro, Patricio Grgona, Julián Bogao (ST 32` Ignacio Gargiulo), Nicolás Martínez; José Luis Gómez (ST 17` Roberto Vissio), Alejandro Friedrich, Federico García (ST 19` Ignacio Ruano); Diego Churín, Pablo Solchaga, Jonatan Tridente. Suplentes: Luciano Díaz, Martín Pucheta, Federico Arias y Claudio Leguizamón. DT: Marcelo Ríos/Néstor Garay.


Goles: PT 29` Ricardo Segundo (ST); ST 9` Pablo Vaccaría (ST).

Amonestados: PT 21` Medina (ST) y 43` Solchaga (LA); ST 7` Bogao (LA), 11` Mónaco (ST), 25` Santua (ST) y 48` Gargiulo (LA).

Arbitro: Julio Barraza.

Asistentes: Gustavo Apaza y Mariano Milei.

Cancha: Comunicaciones (local San Telmo).

Sábado 18 de Septiembre de 2010 | Fútbol Profesional


subir