LOS ANDES 1

Una crisis que no tiene fin. El Milrayitas volvió a jugar y cayó como local ante Atlanta. Fue la tercera derrota en el torneo y el octavo partido seguido sin conocer un triunfo. Panorama complicado...

Por Leandro Saltamerenda

No hay excusas. Los Andes está al borde del abismo. Ya no sabe cómo levantarse. Lo intenta, pero otra vez vuelve a tropezar. Y el último paso en falso lo dio ante Atlanta, en su estadio, frente a todo su público. Un público que no toleró la tercera derrota en el torneo y estalló de la bronca. El 1-3 tan solo fue anecdótico. Insultos, silbidos y mucha desazón sintetizaron la fría noche de Lomas. Lamentablemente este es el presente que le toca al Milrayitas. Duro, impensado, esquivo. Darle la espalda sería un despropósito. Así no va…

Mientras se espera el sucesor de Oscar Blanco, Tito Garay y Marcelo Ríos, técnicos de Inferiores, se hicieron cargo del equipo y tampoco funcionó. El Rojo volvió a jugar mal y nunca supo cómo reponerse al gol tempranero del Bohemio. Iban 14 minutos y la visita ya sacaba provecho de una pelota parada. Andrés Soriano encontró un rebote cerca del vértice del área chica y en soledad marcó el primer gol del partido. Esta vez Cubito Cáceres nada podía hacer. En la anterior le había tapado un remate al 7 Auriazul, pero ahora la tenía que ir a buscar adentro. Cosas del destino…

No hubo reacción. Los Andes tardó casi media hora en aproximarse al arco de Rodrigo Llinás. La primera situación fue un débil disparo de Diego Churín que terminó en las manos del 1. ¿Atlanta estaba más cerca del 2-0 que el Milrayitas del empate? Exactamente. El local no hacía pie en el medio y tampoco sabía cómo desnivelar en ataque. Y el segundo del Bohemio llegó. Carlos Arancibia guapeó el balón ante su marcador, sacó un derechazo esquinado y otro golpazo. Ahora, en el otro parietal. La historia seguía torcida y los hinchas lo demostraban a su manera.
 
El descuento de Diego Churín, de penal, solo sirvió para estirar la agonía. Es que más allá de las ganas del segundo tiempo, la sensación del final fue elocuente. La ansiedad volvió a traicionar a Cubito y Emiliano Ferragut se sacó la lotería con un tiro libre que no tenía destino de gol. Era el 3-1, la gota que rebalsaba el vaso...

Ni el debut de Maxi Barreiro, ni la buena aparición de Nacho Ruano fueron suficiente para apagar el incendió. El CALA nuevamente pagó caro sus errores y mordió el polvo de la derrota. Ya sin Cachín en el banco…


SINTESIS

Los Andes (1): Walter Cáceres; Maximiliano Barreiro, Patricio Grgona, Julián Bogao, Darío Martínez; José Luis Gómez, Fernando Alarcón (ST 12´ Ignacio Ruano), Alejandro Friedrich, Federico García (ST 22´ Pablo Solchaga); Jonatan Tridente y Diego Churín (ST 32´ Pablo Villalba Fretes). Suplentes: Luciano Díaz, Martín Pucheta, Darío Ruiz y Claudio Leguizamón. DT: Néstor Garay/Marcelo Ríos.

Atlanta (3): Rodrigo Llinás; Lucas Mancinelli, Carlos Arancibia, Nicolás Cherro, Matías Valdez; Leandro Guzmán (ST Emiliano Ferragut), Maximiliano Pogonza, Juan Galeano; Daniel Carou (ST 26´ Leandro Alvarez), Andrés Soriano (ST 31´ Diego Bielckiewicz) y Abel Soriano. Suplentes: Lucas Abud, Martín Palisi, Lucas Ferreiro y Oscar Acuña. DT: Javier Alonso.


Goles: PT 14´ Andrés Soriano (A),31´ Carlos Arancibia (A) y 39´ Diego Churín (LA); ST 34´ Emiliano Ferragut (A).

Amonestados: PT 19´ Alejandro Friedrich (LA), 30´ Nico Martínez (LA), 35´ Arancibia (A) y 41´ Carou (A); ST 41´ Ignacio Ruano (LA).

Arbitro: Gonzalo López Aldazábal.

Asistentes: Jorge Frezzotti y Maxi Alvarez.

Cancha: Los Andes.

Recaudación: $10.256.

Martes 14 de Septiembre de 2010 | Fútbol Profesional


subir