Color local

Como no podía ser de otra forma, pese a la derrota, la fiesta la puso el público de Lomas. Lluvia de papeles, cintas, bengalas y mucho aliento fueron algunas de las postales de la tarde. Más de 9.000 personas se acercaron a apoyar al equipo...

Por Pablo García

GRAN MARCO: El clásico convocó al pueblo Milrayitas y más de 9.000 almas vistieron al Gallardón de rojo y blanco. Los jugadores fueron recibidos con las banderas flameando, una lluvia de papeles, cintas, bengalas y mucho aliento. De entrada, el público comenzó a puro gritó: “Y ya lo ve, el que no salta es de Temperley”. Pero también estuvo presente en los cantos el otro rival del Milrayitas: Banfield. Con el primer golpe Celeste hubo ánimo y llegó el “Dale, dale Rojo”. En el entretiempo, los hinchas intentaron calmar los nervios y saciaron el hambre llenando los puestos de chorizos y hamburguesas. En el desconcierto futbolístico, la tribuna no dejó de alentar: “Yo te quiero Los Andes, a vos te sigo vos sos mi vida…”. Sin embargo, el equipo en el afán de llegar a la igualdad abrió los espacios y el Gasolero le tiró dos baldazos de agua fría. A pesar de la tristeza, la fiesta no se apagó porque los hinchas siguieron apoyando hasta el final: “Porque a Lomas lo quiero lo voy a alentar, en las buenas y en las malas, mucho más”. Eso es fidelidad…

ELLOS TAMBIÉN LO SUFRIERON: Como siempre, la platea estuvo llena de ex referentes futbolísticos del club. Al Negro Orlando Romero se vio charlando junto al Toro Ruiz Díaz; mientras el Gaby Lobos lo hacía con el Loco Caiafa. Suelto y dialogando con sus ex compañeros estuvo el Conejo Berges, que el sábado convirtió el primer gol en Primera y su equipo, Español, le ganó 2-1  a San Telmo. Últimamente, uno que casi nunca falla es Hernán Da Graca, entrenador de la Novena. Además, estuvieron otros históricos: el Pato Aimetta y el Lobo Juan Carlos Zerrillo, entre otros.

CAYÓ UN GLADIADOR: Nacho Celaya tuvo que dejar la cancha por primera vez desde que está en Los Andes. El defensor no pudo seguir luego de trabar la pelota con Cristian Benítez. Sufrió un esguince de rodilla y salió lesionado con apenas 30 minutos jugados.  En las próximas horas le harán estudios para confirmar la gravedad de su lesión.

ROMPE REDES: En el segundo tiempo hubo que parar el partido porque otra vez se abrió la red del arco que da a espaldas a la calle Portela, donde Claudio Leguizamón convirtió un golazo en el último partido jugado en Lomas. Justamente, en ese encuentro ante Barracas Central, se rompió la del otro arco de Boedo y hubo que esperar a arreglarla. Esta vez los rompe redes no fueron los jugadores de Lomas. Esperemos que esto cambie…

¿SERÁ CÁBALA?: Muchos periodistas estuvieron a la espera para saber con los 11 que salía Temperley a cancha. “Siempre hacen lo mismo”, se escuchó en la sala de prensa. Desde el inicio de la temporada, la formación titular del equipo de Ricardo Dabrowski es comunicada cinco minutos antes del comienzo del encuentro. No le fue mal esta vez…

ROMPIENDO RACHAS: A Cachín Blanco se le rompió el invicto en Lomas desde que tomó el Milrayitas (hubo tres partidos en condición de local jugados en otras canchas a puertas cerradas): cuatro empates y una victoria. También es el primer partido en que no grita goles Los Andes. Del otro lado, Temperley volvió al triunfo de visitante y le ganó a Los Andes después de dos partidos. La última vez que se llevó el triunfo también había convertido tres goles: 3-2, con dos tantos de Impallari y uno de Soler para el Cele y descontaron Tridente y Sardi de penal para el CALA. Ese era el fin de la era Pascutti.

Domingo 22 de Agosto de 2010 | Fútbol Profesional

subir