El guía, un Cachín

Primer paso dado. Los Andes debutó con un triunfo y el técnico Oscar Blanco mostró su conformismo. "Siempre es importante ganar. Vos queres hacer goles y que no te los hagan. Y nosotros creo que lo cumplimos". explicó a la salida de los vestuarios.

Por Leandro Saltamerenda

“Vamos Cachín. Hay que empezar con todo. Este es el año”. Era la premonición. El grito de un hincha efusivo cuando llegó al Gallardón. Después, los saludos con los utileros de Italiano, el abrazo afectuoso a su amigo Horacio Bongiovanni, y al final, el ritual de siempre. La ansiedad en el vestuario, el repaso de las marcas en el juego aéreo y “esa liberación”. Sí, como él mismo define el momento posterior a cada charla técnica. Ya estaba todo listo. Había que salir a jugar. Y Los Andes lo hizo. Y triunfó. Por 3-0, con cierta comodidad. “Siempre es importante ganar. Vos queres hacer goles y que no te los hagan. Y nosotros creo que lo cumplimos. Igual tenemos que seguir trabajando, porque lógicamente todo redondo no puede darse. Nos faltó saber controlar la situación en el segundo tiempo y ellos supieron como lastimarnos. Pero después lo liquidamos”, analizó Oscar Blanco una vez concluido el partido.

Las claves de esta victoria fueron varias: la efectividad, la solvencia defensiva, el peso de las individualidades y, el gran trabajo en el mediocampo. Sobre esto último, el ex entrenador del Azzurro explicó: “Tenemos muy buenos jugadores en la mitad de la cancha. Por momentos pusimos juego y en otro, entusiasmo. O sea, una buena actitud. Y yo pienso que la actitud tenemos que ponerla siempre, y quizás subir un poco más el volumen de fútbol. En el sentido de salir rápido por afuera, de tratar de complicar al rival cuando vas ganando, pero todo no se puede hacer. En estos primeros partidos es importante sumar de a tres porque vos ganando tenés más posibilidad de corregir errores. Una cosa es corregir cuando ganas y otra muy diferente cuando no lo haces”. ¿Algo más de la línea media? Sí, Cachín no dejó pasar por alto la actuación de dos de los refuerzos, de dos de sus pollos: Federico García y José Luis Gómez. “Fede es un jugador con experiencia, con una buena pegada. Fíjate que el primer gol y el tercero fueron centros de él. Una de córner y otra de jugada. Además tiene oficio para el hacer el ida y vuelta por la izquierda, que no es tan facil. Por ejemplo, cuando íbamos ganando 2-0 tuvo que trabajar en la recuperación y lo trabajó. Y por el otro lado, el Pitu Gómez también hizo la diferencia. Esta semana recién se recuperó de una lesión, no completó pretemporada, y sin embargo, tuvo momentos muy buenos y demostró la calidad que tiene. La jugada del gol era muy difícil.  En la posición que yo estaba en el banco era un ángulo cerrado y le pegó muy bien. Esas cosas te hacen ganar partidos”, reconoció.

Ya casi no quedan periodistas en la sala de conferencias y el Sitio Oficial continúa con la entrevista. Y él se toma su tiempo para hablar del plantel. “Al grupo lo ví muy bien. Lo ví bien antes de empezar, en el entretiempo y cuando terminó el partido. Muy unido. Los muchachos que no les toca salir en el banco, los que le tocan. Eso siempre es importante porque son los que deben empujar y en cualquier momento pueden tener la oportunidad de jugar”, destacó el DT. Pero faltaba algo, el reconocimiento del público y la ilusión de este Milrayitas: “Siempre que se comienza un torneo hay que pensar en pelear el campeonato. Hay que pensar en estar ahí. O sea, el trabajo del técnico, siempre lo digo, es ver si tenemos una ametralladora o un 38. Pero pensar que vamos a andar bien, seguro”. Así se despide Cachín. A ese hincha efusivo ya le cumplió una parte del sueño. Los Andes arrancó con todo; ahora falta qué sea el año

Lunes 26 de Julio de 2010 | Fútbol Profesional

subir