Un arquero que enseña

Carlos López atajó 94 partidos para Los Andes entre el '75 y el '80. "Lo que más me interesa es que nuestros jugadores se vayan superando", dice sobre su trabajo en las Inferiores del club que siente su casa.

Por Leandro Saltamerenda

Otra vez por Villa Albertina, otra vez trabajando con los chicos. ¿Qué significa para vos este regreso a Los Andes?
Es importante. Para mí Los Andes fue todo. Uno jugó en otros equipos por diferentes circunstancias, pero volver a estar en este club es como vivir en mi casa. Es algo que uno extrañaba y por eso siempre voy a tratar de dar lo máximo que esté a mi alcance.

¿Cómo ves el fútbol de hoy?
El fútbol es fútbol en cualquier orden. Sea Liga, AFA, Juveniles, Selectivo, Primera o hasta Baby. El que está en este ambiente tiene que acostumbrarse a trabajar en todo. Yo hace muchísimos años que estoy en Inferiores y conozco de qué se trata el tema. Lógicamente que cuando uno empieza a entrenar con Primera es otra cosa. Son etapas diferentes, otros desafíos, el tener que ganar siempre. Pero uno también aprende y sabe valorar como son las cosas realmente. Por ejemplo, yo trabajé mucho tiempo en el Interior y allá ganar, perder o empatar es lo mismo. En cambio, acá vos tenés que ganar y si no lo conseguís empezás a sentir esa presión que yo tenía cuando era jugador. Así que creo que no cambió mucho. Hay que tomarlo siempre de la misma forma y con la seriedad que se merece.

¿Cómo medís este tipo de sensaciones con los chicos?
Quizás es difícil, pero uno tiene que mentalizarse que está obligado a enseñar. No importa cuál sea la categoría. Y el chico no puede conformarse con ser el crack de la Séptima, por ejemplo. Tiene que saber que siempre hay algo por mejor; debe tomar como meta la Primera División. No sirve saltear pasos. Acá todos están aprendiendo y también deben aceptar que nosotros estamos para corregirlos. Es un trabajo mutuo y que frutos se consiguen a largo plazo.

Se está viendo una reestructuración importante en Liga, ¿se percibe eso desde adentro?
Es que es así. La Liga es fundamental. Según mi criterio no hay que pensar que el que juega en Liga es menos que el que juega en AFA. El nene a esta edad tiene que jugar. No importa dónde. Los que diferenciamos Liga y AFA somos los grandes. Los chicos tienen que salir a la cancha y aprender. Entonces, esto es cuestión de organizarse y saber que todos van a tener su chance.

En este último tiempo se sumaron a trabajar a Inferiores viejas figuras de la institución, ¿en cuánto influye para los chicos que les enseñen personalidades reconocidas?
Creo que muchísimo. Toda esencia de un club se hace con jugadores propios. Si bien Los Andes se animó a cambiar, me parece que hay que imitar al resto. Por ejemplo, en Lanús se hizo un trabajo formidable y están consiguiendo resultados. Las islas nunca son buenas y a veces para progresar tenés que empezar por corregir los errores propios.

Pensar en resultados en este momento es complicado…
En la medida que nos organicemos vamos a ir mejorando. Si pensamos en ganar, estamos al horno. Es la ley de la vida. Primero hay que aprender a caminar, luego a trotar y por último a correr. Hoy lo que más me interesa es que el día del partido haya 11 chicos para salir a la cancha. Si empezamos de esa manera quiere decir que estamos en el camino correcto. Después intentaremos que no nos hagan goles, después vamos a tratar de avanzar y al final veremos si podemos ganar. Esto es matemática pura. Es como empezar de cero. Tal vez suene duro, pero recién estamos dando los primeros pasos y nos falta mucho.

¿Te propusiste algún desafío personal para lo que viene?
No, para nada. Yo vengo a trabajar y trato de que después de cada entrenamiento los chicos se lleven algo. Si pensará en mí, estaría haciendo otra cosa. Lo único que me interesa es que nuestros jugadores se vayan superando. Esto es una continuidad. Si se empiezan a hacer las cosas así seguramente que el día de mañana Los Andes van a tener un plantel profesional fortalecido por juveniles.

 

Jueves 20 de Mayo de 2010 | Fútbol Amateur

subir