Ellos allá

400 kilómetros no es tanto. Pero no es un viajecito para todos los fines de semana. Claudio es DT de un equipo de Mardel, pero mirá como vive su diaria y eterna locura por el CALA...

 

(Si querés aparecer en esta sección o tenés amigos o famliares en el exterior o en el interior, escribí a prensa@clublosandes.com o ivanweint@gmail.com)

Por Iván Weintraub

Hoy:

Claudio Javier Balsano/43

YO VIVIA. De chico, en la calle Bolívar, justo frente al convento. Pero recuerdo ir a la cancha saliendo casi siempre desde la casa de mi primo, en Castelli y Carlos Croce.

Y ME FUI. A Mar del Plata en el año 1979. Años después (1993), volví pero a Capital. Así que había que viajar siempre para verlo, de local o visitante.

AHORA VIVO. Desde 1999 en Mar del Plata de nuevo. Siempre que puedo viajo casi exclusivamente para ir a la cancha. Y trato de colaborar con el club vendiendo los almanaques del CALA acá en Mardel.  

TRABAJO. Soy entrenador de fútbol, dirijo la 1ª división de Almagro de Mar del Plata. También soy empleado del Ministerio de Justicia de la Provincia.

YO TE SIGO. Por internet de manera constante, visitando páginas del ascenso, la página oficial, páginas no oficiales, diarios, escribiendo en la Lista, cualquier cosa que me conecte con el club. Los partidos los escucho también por internet, las transmisiones de Alberto Rincón son parte de mi familia. Tengo algunas anécdotas para contarles: el día que ascendimos ganándole a Chicago, el 2º partido creo que se jugó a las 13:00 y acá en Mar del Plata el torneo se juega los días sábados. Nos tocaba jugar 15:15 hs., así que dejé todo listo el día anterior, charla técnica, indicaciones a mis colaboradores, todo. Llegué a la cancha 10 minutos antes de empezar el partido y ni aún ganando 2 a 0 me fui de mi casa tranquilo. Llegué a la cancha escuchándolo por radio. Nosotros perdimos 2 a 1, pero ese día te juro que no me importó demasiado En otros partidos me he ido con la notebook a la cancha y la  radio era lo único que en el vestuario se escuchaba antes de entrar a jugar. Una locura que no tiene explicación.

TENGO AL LADO. Una bandera que compré en la cancha de Quilmes el día que ascendimos a 1ª.  La 3 de Marcelo Barrera (Puma - Talacasto), la 10 del Negro Romero (New Balance - ESCO), la 5 de Marquitos (Errea - Bingo Lomas). Esa me la regaló Jorge Chizzini la última vez que vino Los Andes a jugar a Mar del Plata. Marcos se la dio en el vestuario al nene mío después del partido. Tengo algunas más que he comprado. En 2006, estuve trabajando en Alvarado y trajimos por intermedio del Pato Aimetta a jugar a ese club a algunos jugadores que Los Andes dejó libre. Así que los muchachos me regalaron algunas cosas también.

LA ULTIMA VEZ EN EL GALLARDON. Uff, la noche contra Merlo, ni me quiero acordar.

EXTRAÑO. Tener a alguien al lado para hablar de Los Andes, salvo mi viejo, son pocos los que comparten esta pasión en la ciudad. Extraño poder ir a la cancha, tengo mucha familia por parte de mi mamá, que es hincha de Banfield y que viven o vienen seguido a Mar del Plata, aunque me digan que no puedo hablar con ellos, siempre termino gastándolos, obviamente por lo amargos que son.

¿A LA CANCHA VOY? No hay un fin de semana o día en que haya fútbol que no vaya a la cancha, más allá de cuando dirijo, voy a ver Nacional B, Torneo Argentino o partido que se juegue. Pero nada es similar a ir al Gallardón e hinchar por el club que amás.

COMO ME VOY A OLVIDAR. Varios partidos están en mis recuerdos, pero siempre me quedó grabado el que le ganamos a Tigre por penales en el 94, la semifinal del reducido. Fue todo muy raro ese día, había una amistad con Tigre en esa época. Me tomé el 60 y cuando me bajé, me encontré con muchos hinchas del Matador que me querían cambiar la camiseta. Después de que les ganamos, las piedras que nos tiraban.  Me volví en los micros de la hinchada y me bajé en Puente Saavedra, inolvidable. Todos los partidos con Chaca de los 90 en San Martín eran no menos que travesías. Y yo siempre regresaba solo, nunca para Lomas con toda la gente. Recuerdo otro en Pergamino contra Douglas que fue como una final para nosotros ¡Las piedras que nos tiraron! Ese día terminé dentro de la cancha y conseguí la camiseta de Marcelo Barrera.

LLEVO EN MIS OIDOS. "...Nacimos allá en Lomas/allá vamos a morir/ Los Andes donde vayas/ te vamos a seguir/ voy a grabar tu nombre, acá en mi corazón/ ninguno es del Taladro, ninguno es un botón..."
 
FOTO: Claudio en su casa de Mardel, con sus hijos  Natalia, Daniela y Claudio.

Domingo 16 de Mayo de 2010 | Info Diaria

subir