Tiempo de balance

Cachín Blanco dirigió 14 partidos y sacó el 57,12% de los puntos disputados. "Me parece que mejorando algunas cosas y con una campaña así podés pelear el torneo seguro", explicó el entrenador en este reportaje exclusivo con el Sitio Oficial.

Por Leandro Saltamerenda

Se terminó el torneo y Los Andes no pudo alcanzar el Reducido, ¿cuáles son las sensaciones?
Y, estábamos con la ilusión de seguir peleando cosas importantes, pero no se pudo. A nosotros nos tocó quedar libres en la última fecha y nos terminó jugando un mala pasada. No es facil depender de otros. Así es el fútbol. Los muchachos dejaron todo y eso hay que valorarlo.

¿Sacaste conclusiones de tus 14 partidos al frente del equipo?
En un balance de porcentaje de puntos creo que las cosas las hicimos bien. Cuando llegue estábamos afuera de todo y sacamos resultados importantes. Le ganamos el clásico a Temperley, derrotamos a Sarmiento en Junín y también vencimos en la última fecha a Almagro, un rival complicado en su cancha y que necesitaba sumar de a tres porque estaba condenado con el tema del descenso. Y tampoco hay olvidarse que tuvimos dos días para trabajar y debutamos con Almirante Brown, en Casanova. Entonces, me parece que mejorando algunas cosas y con una campaña así podes pelear el torneo seguro. 
 
¿Qué encuentro te gustaría volver a jugar o lamentas más por los puntos perdidos?
El partido con Morón de local fue uno de los partidos que merecimos ganar ampliamente. Ellos no propusieron nada de nada y nosotros no la pudimos meter. Y, después con Acassuso perdimos un encuentro increíble. Nos hicieron dos goles en 15 minutos y fue todo muy raro. Además de pelota parada, que nunca nos habían convertido por esa vía. Quizás, de mi etapa, esas fueron las dos fechas que me fui con más bronca.

Una de las clave de este ciclo fue darle continuidad a un mismo once inicial, ¿eso es lo que se buscó desde un principio?
Puede ser. Cuando llegué me encontré con un grupo que ya estaba acostumbrado a un sistema (el 4-4-2) y no quise tocar demasiado. Además, para jugar con enganche no teníamos los recursos necesarios o había jugadores que no estaban al 100 % de sus condiciones físicas. Era una etapa decisiva y no podíamos fallar. Así que ajustamos algunas piezas atrás, encontramos un orden importante y conseguimos resultados. Cuando tuvimos a todos a disposición casi no perdimos. Con Tristán Suárez nos faltaron los tres zurdos (por Alcaraz, Friedrich y Minici) y estuvimos ahí de ganarlo. Por eso digo que nos faltó un poquito nada más.

¿Cuáles son los pasos a seguir? ¿Qué se viene en la vida del Milrayitas?
Ahora vamos a empezar una nueva etapa. Les dimos descanso a los jugadores y nosotros nos estamos reuniendo con los directivos para organizar un proyecto en común y no dejar nada librado al azar. Hay un tiempo prudencial para hacer las cosas con tranquilidad y equivocarse lo menos posible.

Vas a tener la chance de armar el plantel que más te gusta, ¿eso cuánto implica? ¿Te ilusiona?
Y, para el técnico siempre es importante poder elegir los jugadores que más le gusten y pasar una pretemporada completa con todo el grupo. Pero hay que ser cautos, vamos a qué decidimos y ojalá podamos armar un equipo competitivo para pelear de igual a igual con cualquiera. Los Andes es un grande de la categoría y se merece otra cosa.
 

Miércoles 12 de Mayo de 2010 | Fútbol Profesional

subir