A la espera

Los Andes se entrenó este viernes en el Gallardón mientras aguarda los resultados del sábado de Atlanta y Estudiantes. Una victoria de cualquiera de los dos equipos lo deja afuera del Reducido. Necesitamos una ayudita....

Increíble pero real. Fecha libre en el último partido de la temporada y las ansiedades que se multiplican. Más que nunca el hincha de Los Andes deberá prender la radio para ver que sucede en campo contrario. Porque la clasificación al Reducido estará supeditada a los resultados que obtengan tanto Atlanta (visita a Almirante Brown) como Estudiantes (recibe en Caseros a Comu). Un triunfo de cualquiera de los equipos lo obligan a tomarse vacaciones anticipadamente. En cambio, un empate o una derrota del Bohemio y el Pincha lo meten adentro del G4. Y, otra no queda, los muchachos están a la espera…
Para ellos, la mejor forma de combatir los nervios es entrenando. Este viernes por la mañana hubo práctica en el Gallardón y lo mismo correrá para el sábado. Aprovechando las bondades del buen tiempo, el entrenamiento se extendió por espacio de dos horas. Arrancaron con el habitual loco, después hubo un ejercicio de resistencia aeróbica e intermitente y para finalizar, otra rutina en dos grupos separados. Aquellos que estuvieron presentes con Almagro hicieron tareas de elongación y relajación en la tribuna de Portela y el resto una actividad en espacios reducidos. El único jugador que hizo trabajos diferenciados con el doctor Pablo Padula fue Sebastián Matos. A pesar de haber estado en el banco de suplentes frente al Tricolor, el delantero sigue con algunas molestias en el tobillo izquierdo y no se entrenó por precaución.
Así están las cosas. Esta vez no depende de sí mismo. Para clasificar al Reducido, los Andes debe rezar y esperar. Una ayudita nunca viene nada mal…

Viernes 7 de Mayo de 2010 | Fútbol Profesional

subir