Objetos maravillosos

La matraca del 60 es una de las reliquias milrayitas mejor guardadas. Una preciosura que sacaba músculos a los muchachos.

 

“Teníamos que agarrarla entre tres para que diera vuelta” ¿exagera? el socio vitalicio Roberto Tito Villani, mientras se reencuentra -¡tantos años pasaron! con este artefacto (¿un instrumento musical? ¿cómo llamarlo?) que sin duda integra la primerísima línea de los tesoros milrayitas mejor guardados

Como bien comunica la propia matraca, este prodigio del folklore tribunero se usó para celebrar la gran campaña del equipo en el torneo de 1960, que terminó con el campeonato para Los Andes y el histórico primer ascenso a la A.

Se usaba en casa y también se llevaba de visitante. Por supuesto, estuvo en el partido definitorio en la cancha de Talleres de Escalada. Y el año siguiente, en Primera.

“Había que protegerla bastante cuando íbamos a otras canchas ¿eh?”, dice Tito, con tono casi marcial. 

Para tener una idea cabal del tamaño, miren la foto donde Tito y el vitalicio Miguel Angel Liuzzi (con la camiseta evocativa del título '60) sostienen este verdadero objeto maravilloso.


 

Lunes 26 de Abril de 2010 | Info Diaria


subir