El Partido

El equipo campeón del 1957 y el último encuentro del torneo ante Acasssuso. Fue empate 1-1 y todo el público de Los Andes festejando del ascenso en su propia casa. Leé la nota y fíjate por qué fue tan curioso.

Por Pablo García

Finalizaba el torneo de Primera C de 1957 y Los Andes se consagraba campeón de la categoría después de derrotar a Estudiantes (Buenos Aires) por 2-1, en Lomas. La felicidad se apoderó de los hinchas Milrayitas que ovacionaron a los jugadores e invadieron el campo de juego para sumarse al júbilo.
Pero faltaba disputar un último partido para completar el certamen. El campeón debía visitar a Acassuso, que cumplía una muy discreta campaña. Sin embargo, el equipo Milrayitas quería estar cerca de su gente y festejar el logro obtenido. Por eso hubo pedido especial de la Comisión Directiva que consiguió que el Rojo juegue de visitante en el mismísimo estadio Eduardo Gallardón para que la fiesta fuera completa.
El principal atractivo del partido pasó por la satisfacción de los simpatizantes de Lomas, que volverían a ver a su equipo en la Primera B, después de tres años. Previo a la iniciación del cotejo, los directivos del equipo de San Isidro hicieron entregas florales al capitán del Rojo, Perfecto Seijo, que luego izó la enseña patria, junto al presidente del club. Además, se realizó la tradicional vuelta olímpica y jugadores y dirigentes de Acassuso dieron las felicitaciones al plantel del CALA.
El partido comenzó a todo ritmo. Tan solo pasaron diez minutos para que Barta con un fuerte disparo, desde fuera del área, hiciera estremecer las gargantas de los hinchas de Los Andes ante el estéril esfuerzo de Delgado por desviarlo. La fiesta era completa para el Milrayitas. Pero, Acassuso no se quedó de brazos cruzados como un mero invitado. Sobre la media hora de juego, llegó la igualdad desde los pies de D´Addino, tras ejecutar un penal. Luego, el partido comenzó a ser trabado y con imprecisiones.
En el complemento, Los Andes ya estaba pensando más en la alegría del ascenso que en el partido. Mientras, Ssuso no podía avanzar y llegar con peligro por propia incapacidad. Así el cotejo recorrió largos minutos donde el juego fue deslucido, luchado y brusco. Sobre el final, como déjà vú del encuentro anterior frente al Pincha, los hinchas del Milrayitas saltaron a la cancha a llevarse un recuerdo de los campeones y así disfrutar desde adentro la fiesta que se vivía en Lomas. Demás está decir que aquel fue el último partido de Los Andes en Primera C, categoría a la que nunca más volvió.
Esa tarde el campeón formó con Borgatello; Seijo, Riendzus; Abril, Soldo, Liera; Ricagno, Barta, Del Moro, Marrone y De La O. Mientras, el local alineó a Delgado; Pérez, Mehl; Mónaco, Borienghi, Di Oduardo; Giffone, Álvarez, D´Addino, Hemase y López.

Viernes 23 de Abril de 2010 | Fútbol Profesional

subir