''Acá no hay ningún secreto''

Lo dice Fernando Pontoriero, el preparador físico de Cachín Blanco. "Cuando se entrena más, se rinde menos y el jugador lo siente", explicó el profe. Además analiza el buen estado físico de sus muchachos...

Por Leandro Saltamerenda

¿Qué evaluaciones se pueden hacer para un cuerpo técnico que le tocó llegar a mitad de torneo y con la culminación del mismo muy cerca?
Nosotros hicimos un diagnostico rápido del estado de los muchachos. La cantidad de partidos hace que se limite el trabajo y definimos el equipo y seguimos todos los pasos como corresponde. En cambio, con aquellos jugadores que no están compitiendo tratamos de mantenerlos para que cuando el técnico los disponga puedan estar con cargas de entrenamientos más intensas. El análisis que nosotros hacemos es que el grupo en sí está en buenas condiciones y salvo excepciones, caso Castagnino o Molfeso que arrastraban algunas molestias físicas, los fuimos manejando con el cuerpo médico. Y con respecto a la competencia tratamos de ser inteligentes en la relación del descanso y el juego, ya que son muchos encuentros en tan pocos días.

A veces no es fácil sumarse a un grupo después de una racha adversa, ¿cómo fue la adaptación cuerpo técnico-jugadores y jugadores-cuerpo técnico?
La verdad que fue muy buena. En estos casos hay que tratar de hacer todo lo más rápido y eficiente posible. Son muchos jugadores. Eso realmente es una desventaja porque nos quita poder personalizar el entrenamiento e intentamos no cambiar mucho, ya que tenemos poco tiempo por delante y también el grupo nos ha demostrado que es buena gente y están unidos. Entonces nosotros desde ese punto de vista decidimos dejar todo como estaba y el hecho de concentrar tantas veces nos hizo acelerar esa relación. Porque la realidad es esa. Cuando uno convive tantas horas puede conocer más a los muchachos.

En Los Andes no es común concentrar en los post partido, ¿Qué se busca con esta modalidad?
Principalmente que descansen en condiciones controladas, que se alimenten de esa misma manera y que obviamente estemos juntos. Nosotros somos un cuerpo técnico que le damos mucha importancia al grupo y queremos que siempre se sientan bien y protegidos, ya sea desde el punto de vista afectivo o las relaciones entre ellos. También, la citación de dos jugadores más nos permite evitar cualquier tipo de contra tiempo. Hay veces que un futbolista puede llegar al límite y contar con otras variantes es importante.

A pesar de ese diagnóstico que se realizó, ¿cómo lo ves a Los Andes físicamente?
Muy bien. Quizás no pudimos hacer una prueba física para determinar en que estado están porque hubiésemos perdido tiempo y priorizamos hacerlo a través de la observación directa. La realidad es que tenemos mucha competencia y no quisimos agregar cargas tan fuertes. Acá no hay ningún secreto. Cuando se entrena más, se rinde menos y el jugador lo siente. Entonces decidimos no agregar nada, con excepción de los jugadores que no están jugando tan seguido. Con ellos sí invertimos mucho tiempo porque ahora quedan seis partidos y en cualquier momento les puede tocar jugar y tienen que estar en buenas condiciones físicas.

Una de las características de este equipo es que hace un gran desgaste en el segundo tiempo y ganó varios partidos sobre la hora. ¿Esto habla de la gran pretemporada que hicieron y el buen estado físico del plantel?
Sí, lógicamente. Además tenemos varias fechas entre semana y el saber administrar bien los tiempos de recuperación es fundamental. Creo que lo estamos llevando a la práctica y nos está dando buenos resultados. Todos los cuerpos técnicos y todos los equipos trabajan seriamente para ganar. Yo no conozco entrenador o preparador físico que haga cosas para que el jugador no esté bien. Así que ojalá podamos seguir por el mismo camino y lleguemos a buen puerto.

El próximo martes hay partido entre semana, un viaje de por medio a Junín, ¿se tienen en cuenta estas cosas?
Sí, estamos controlando todo eso y como los resultados nos están acompañando, nos sentimos tranquilos. Hasta ahora, los muchachos que están compitiendo no han tenido ningún problema y eso también es merito del kinesiólogo y los médicos. Y por otro lado, tanto los volantes como los marcadores laterales que son los que más corren tampoco están sintiendo el desgaste. Por eso decidimos mantenernos en esta línea y sabiendo que tenemos varias finales por delante.

Mucha se habla de que el Milrayitas queda libre en la última fecha, pero si se clasifica al Reducido le ganaría una semana de descanso al resto, ¿esto se piensa? ¿Es una ventaja?
Y, es muy difícil predecir eso porque se va a saber recién a último momento. Veremos cómo se desarrollan estos partidos que nos quedan y ojalá que ahí sí nos sirva para eso.

Viernes 9 de Abril de 2010 | Fútbol Profesional

subir