La alegría de volver al Gallardón

"Nos dolió que nuestros hinchas no pudieran acompañar al equipo: el fútbol se concibe con gente", dice el vicepresidente Rubén Dearriba. Las chances en el torneo y el crecimiento institucional, temas de esta entrevista.

 

Por Leandro Saltamerenda

 

El sábado va a ser un día especial para los hinchas de Los Andes porque vuelven a su cancha después de la suspensión por tres partidos, ¿qué significa esto para vos como hombre del club y vicepresidente de la institución?
Primero que jugar en tu estadio, siempre representa un plus, es una diferencia. El hincha de Los Andes lo hace notar y siempre te brinda su compañía. Además es la alegría del fútbol, porque este deporte se concibe con gente y es para que todos lo puedan disfrutar. Entonces tengo todas las expectativas y más ahora que el equipo entró en una levantada importante y estamos peleando firmemente. Pero más que nada es la alegría de poder volver a nuestra cancha, compartir esta mística que tiene el club y nos hace tan grandes.

Más allá de los fallos arbítrales y la sanción que se le impuso al estadio, la Comisión Directiva buscó revertir la suspensión. ¿Cómo fueron esas tratativas?
Nosotros hablamos mucho y uno tiene que terminar respetando las decisiones que se toman en los organismos de seguridad. Pero realmente estábamos convencidos que no fueron los hechos de tamaña gravedad como para que Los Andes tenga semejante sanción. Por eso hemos hablado en AFA y expusimos que debería haber un sistema de equidad porque a veces hay cuestiones que no se miden con la misma intensidad y los fallos no son equivalentes. Sobre todo de parte de los organismos de seguridad, que ante incidentes similares actúan con diferentes criterios. Uno lo que pretende es que ese criterio sea uniforme y nadie sienta que sea perjudicado. De todas maneras, yo no tengo un concepto de persecución sobre Los Andes. No, nada que ver. De esas cosas hay que olvidarse. Tenemos que ser positivos, tuvimos un problema, pero logramos sortearlo muy bien. Nos dolió que nuestros hinchas no pudieran acompañar la equipo. Ahora hay que volver al Gallardón y estar tranquilos. Porque este es un estadio seguro, es un estadio de Primera División y acá nunca hubo problemas con los dirigentes de otros equipos. De hecho, todos los directivos visitantes agradecen la atención que hay de parte de la gente de prensa y de los organizadores del espectáculo y eso es lo más importante.

Después de varias fechas, los hinchas se ilusionaron otra vez con el equipo. ¿Se puede pelear por algo importante?
Totalmente. No tengo dudas. Seguro que cuando uno no puede ganar llegan los momentos de desesperación, pero creo que el grupo está bien. Hemos adquirido una solidez como equipo que quizás antes no lo habíamos conseguido y Cachín Blanco ha encontrado un mejor funcionamiento. No porque el cuerpo técnico anterior no haya trabajado, si no que a veces hay momentos y hoy estamos bien. Seguramente habrá partidos que se juega mejor y otros no tanto, pero estamos tranquilos. Nosotros siempre supimos que este plantel iba a pelear las cosas importantes. Este grupo se armó para conseguir el ascenso o a lo sumo para entrar al Reducido. Hoy tenemos el privilegio de estar en la pelea y ojalá que cuando termine el torneo nos encontremos en este lugar o mucho más arriba. 

Dejando de lado lo futbolístico, ¿cómo está institucionalmente el club?
Los Andes es un club sólido, que entró en una meseta de estabilidad. Por supuesto que acarreando todos los problemas que existen en el país. No estamos ajenos a ellos. Pero yo digo que estamos bien. Cumplimos con nuestras obligaciones, no tenemos pasivos importantes, el plantel está al día, los empleados también y acá siempre se trata de privilegiar que los trabajadores cobren su sueldo en tiempo y forma. Así que no hay ningún tipo de inconvenientes. Con visión de futuro ascender, porque eso nos permitiría la alegría de jugar un campeonato más acorde a lo que es la historia de Los Andes. Y desde el punto de vista institucional, de a poco, vamos creciendo. Por ejemplo, en Villa Albertina pronto habrá novedades. Hemos hablado con la empresa que está tratando el tema del arroyo y a cambio del perjuicio que sufrieron nuestras canchas hicimos un convenio para cerrar todo el predio y darle una mayor seguridad a nuestros chicos. Por otra parte, en el gimnasio sumamos más actividades. Ya no solo están el Baby y el Básquet si no que también incorporamos el Patín, el Handbal femeninol, el FUTSAL. Por eso creo que desde lo social estamos en progreso y vamos a buscar por todos los medios tratar de explotar la sede social. Sabemos que no es facil, pero en un futuro me gustaría  posesionarnos nuevamente allí. Me parece que después de la concesión perdimos parte de nuestra identidad y ojalá que podamos recuperarla, para tener más actividades dependientes del club y una mayor oferta para nuestros socios.

Entonces,  los socios se puede quedar tranquilos porque se sigue trabajando para ellos…
Sí, todos los días. Uno primero es socio e hincha del club.  Seguramente a veces la gente podrá no estar de acuerdo con determinada decisión que se pueda tomar, pero uno siempre busca lo mejor para la institución. Ni a mí ni a los miembros de la Comisión Directiva nos mueve otro interés que no sea el crecimiento del club. Tenemos que entender que Los Andes pasó por una situación muy difícil y recién ahora estamos saliendo de ella. Hoy estamos en desarrollo y tenemos que disfrutarlo. Por eso, mi mensaje es hacia los socios, a los directivos, a los ex dirigentes. Hay que colaborar, tirar todos para el mismo lado y olvidar cualquier tipo de viejas diferencias. Me parece que si uno quiere a este club tiene que tratar de sumar y acercarse. Acá hay lugar para todo el mundo y Los Andes no es excluyente. El club tiene que contener y también escuchar las sugerencias de los demás. En definitiva, del diálogo, del contacto, siempre van a surgir alternativas que le permitan a nuestra institución seguir creciendo.    

Jueves 8 de Abril de 2010 | Institucionales


subir