El 1 busca los 3

"Volver al triunfo para hacer valer los dos puntos que conseguimos con Atlanta y Español", ese es el deseo de Cubito Cáceres en la previa del partido con Armenio. No queda otra: hay que ganar...

Por Leandro Saltamerenda

Todos los partidos valen tres puntos, pero ¿por qué es tan importante este encuentro con Armenio?
Y porque de ganar vamos a alcanzar el tercer lugar y eso sería muy importante. Además, Armenio es un equipo complicado, está peleando por no descender y en su cancha se hace más difícil todavía. Pero sabemos que venimos en alza y más allá de que empatamos en las dos últimas fechas demostramos que estamos para luchar arriba. Tenemos que seguir por esta senda y volver al triunfo para hacer valer los dos puntos que conseguimos con Atlanta y Español.

En este tramo del torneo aparecieron los resultados, aunque todavía no se encontró el mejor rendimiento futbolístico…
Sí, puede ser. Quizás no jugamos grandes partidos, pero tampoco no hay que olvidarse que estamos jugando con un 4-4-2 y a veces nos cuesta generar fútbol. Igualmente yo creo que el equipo ganó en confianza y también en orden, algo que es muy difícil encontrar en esta categoría. Por eso, yo digo que si ganas, el juego queda de lado. Así y todo sabemos que tenemos jugadores de buen pie y el día que ellos se iluminen vamos a hacer la diferencia.

A pesar del gol recibido con Español venías de varios partidos con la racha invicta, ¿se siente eso en el grupo?
La verdad que lo veníamos hablando e inconcientemente uno sabe que las cosas las estaba haciendo bien. Pero también sé que en el fútbol no siempre va a ser como queremos y que los equipos que nos toca enfrentar juegan y nos quieran ganar. Entonces, no podemos volvernos locos porque nos hicieron un gol. Tenemos que trabajar, estar concentrados y saber que como nosotros ganamos tres partidos en los últimos minutos, el rival también te puede empatar sobre el final. Sobre los errores siempre se aprende y hay que corregirlos.

Siempre se dice que el arquero ve el partido de otra forma, ¿de adentro se ve esa tranquilidad que se percibe de afuera con el equipo? Es decir, el equilibrio, el orden, la paciencia para jugar…
Sí, porque yo me doy cuenta de que no tengo muchos mano a mano, casi no nos rematan al arco y ningún equipo nos llevó por delante. Además se refleja en los resultados. Ganamos cuatro partidos seguidos y eso también te marca que algo estamos haciendo bien.

¿Por qué se vio este Los Andes ganador en este momento del campeonato?
En el fútbol, a veces uno no sabe la verdad y no entiende por qué pasan las cosas. Pero me parece que el triunfo de Estudiantes sobre la hora y ganarle a Temperley como le ganamos sirvió para que tomemos conciencia que estábamos para cosas grandes. Nos jugábamos una parada complicada y la sacamos a flote. Y qué mejor que encontrar una mentalidad ganadora cuando los resultados no se dan y también por qué no alegrarse de haber ganado sobre la hora. Eso te permite festejar de manera diferente, te potencia y contagia mucho.

En el último fin de semana se acercó otra vez el pelotón de abajo, ¿se siente esa presión o no hay que hacerle caso a lo que suceda con el resto?
No, no me parece para tanto. Nosotros estamos donde queríamos estar y vamos a tratar de mantenernos. Si ganamos quedamos terceros solos y eso es importante. La obligación la teníamos antes cuando nos estábamos quedando afuera de todo y nadie daba dos pesos por nosotros. Y además, la presión en el fútbol personalmente yo creo que no existe.

En otras oportunidades siempre hablaste de la jerarquía de Sarmiento y su gran campeonato, ¿te sorprendió el bajón que tuvo en estas últimas fechas?
Y, la verdad que después de verlo en la cancha de Los Andes y teniendo en cuenta la distancia que sacó con respecto al resto, cuesta creer este presente. Uno ya pensaba que era el candidato y tenía todo para ascender. Pero, como así dije que nosotros crecimos en confianza, a ellos les pasó al revés. Los mató la desconfianza. Perdieron un par de partidos y ahora se los nota más apurados, erráticos. Encima los equipos se te empiezan a animar y eso te complica. Igual yo mantengo mi postura. Sarmiento es el mejor, sigue estando primero y a cualquiera de nosotros nos gustaría estar en la posición de ellos.

Todavía faltan dos fechas para jugar con ellos, pero ¿se le puede animar Los Andes al líder?
Yo creo que sí porque encontramos una regularidad y eso no es facil lograrlo en una categoría como ésta. Además lo hicimos jugando fuera de casa y eso es mérito doble. Los Andes supo aprovechar esa desventaja y nos prendimos arriba. Entonces, si nosotros vamos allá y ellos no vienen bien, podemos jugar con la desesperación y tranquilamente se puede sacar un buen resultado. Igual todavía falta. Primero tenemos que ganarle a armenio, después enfrentar a Villa San Carlos y por último pensar en Sarmiento.

Martes 6 de Abril de 2010 | Fútbol Profesional

subir