ALBERTO PASCUTTI

“No me dejan trabajar tranquilo”

“Hay cuatro o cinco que se ponen atrás del banco y me putean siempre”, acusó el Beto Pascutti tras la hazaña ante Sarmiento. Y remarcó irónico: “Estuve viendo mis libros contables y en Lomas no le debo nada a nadie”. Además, consultado sobre la actuación de Yaqué no escatimó en elogios y recordó que “cuando vino decían que iba a robar y ahora está demostrando lo que puede dar”. ¿Cómo cae la poca paciencia? “Mal, hay gente que parece ir mal predispuesta a la cancha”.

Con el mismo temperamento y frontalidad con la que invita a pelear a los hinchas que insultan, gane o pierda el equipo, el Beto Pascutti enfrentó los micrófonos y no dudó ni un instante en hacer públicas todas las sensaciones que le dejó la agónica victoria del martes ante Sarmiento de Junín (5-3, tras ir 3-1 abajo).
“No me dejan trabajar tranquilo. Hay cuatro o cinco que se ponen detrás del arco y me putean siempre por más que estemos ganando o perdiendo”, se quejó ayer el conductor en una charla con Info Región.
Y profundizó: “No son todos, son algunos. No sé si serán enviados por alguien, pero no parecen hinchas porque en vez de festejar los goles se suben al alambrado a decirme cosas”.
El martes por la noche este Los Andes que busca luchar por uno de los ascensos dio una nueva muestra de sus debilidades… y de su potencial.
En un mismo partido mostró sus dos caras: la de equipo en formación, que da ventajas y comete errores infantiles; y también la otra, la de equipo con algunos jugadores desequilibrantes, que es capaz de convertir cuatro goles en un tiempo para dar vuelta un resultado adverso.
Además, también puso de manifiesto que en el banco de suplentes tiene un entrenador que divide las aguas generando amor y odio; y que por ahora sigue ganando el duelo que le propone una parte de la hinchada lomense.
“¡Andate Pascutti! Esto es Los Andes, no El Porvenir!”, fue uno de los tantos insultos con los que despidieron algunos al DT tras el primer tiempo del último partido.
Sea grande o no su mérito, en el complemento el Milrayitas dio vuelta el partido gracias a una formidable actuación de Alberto Yaqué (uno de los jugadores que llegaron por expreso pedido suyo) y tras el pitazo final de Germán Delfino vino el desquite.
“Cae mal porque tanto uno como los jugadores estamos haciendo todo para que a Los Andes le vaya bien. Es algo que no entiendo, hay gente que parece ir mal predispuesta a la cancha”, comentó Pascutti. Y añadió sorprendido: “Estuve viendo mis libros contables y en Lomas no le debo nada a nadie. Parecen no ver que este equipo ganó 17 de los últimos 24 puntos y que está ahí nomás de la punta”.
“No me gusta hacer comparaciones pero soy de mirar muchos las estadísticas y a la misma altura del campeonato anterior se habían conseguido nada más que seis puntos con un plantel igual o más caro que este”, puntualizó en referencia al ciclo del ex entrenador Mario Rizzi.
Por último, consultado sobre el autor de los dos primeros goles -y artífice del tercero de Catagnino-, el entrenador no escatimó en elogios y destacó: “Cuando vino decían que iba a robar, que estaba grande, y ahora está demostrando lo que puede dar como jugador”.
“Lo traje porque lo conozco y sé que en esta categoría se puede cansar de hacer goles. Se sacrifica siempre y es un verdadero ejemplo para los más jóvenes porque contagia todo el partido”, concluyó el DT sobre el goleador al que dirigiera en su paso por Almagro.

Juan Bautista Vega - www.inforegion.com.ar

Viernes 12 de Octubre de 2007 | Fútbol Profesional

subir