Qué no se corte

Los Andes lleva dos triunfos en cadena y quiere llegar a tres frente a Central Córdoba. El plantel se entrenó este domingo en la cancha, pero no hubo práctica de fútbol. Cachín está conforme con el equipo.

Los últimos triunfos cambiaron el ánimo. Le dieron confianza al equipo y renovaron las esperanzas de cara al futuro. A once fechas de la finalización del torneo, el Milrayitas se encuentra a tiro de pelear por el segundo ascenso: tiene un punto menos que Temperley, el último que por ahora entra al Reducido, y además cuenta con un partido pendiente (frente Armenio, por el postergado de la fecha 25ª). Por eso, el encuentro del martes ante Central Córdoba es otra buena oportunidad para quedarse con una victoria y no perderle pisada a los arriba.
Ya lo habíamos dicho. Esta será una semana corta y no habrá tiempo para el descanso. El Milrayitas volvió a entrenarse este domingo por la mañana en la cancha y hubo otra práctica bien distendida. Tal es así que para el técnico Oscar Blanco no hizo falta armar un ensayo de fútbol. Como sucedió en la jornada del sábado, el grupo se dividió en dos. Los que jugaron con el Celeste realizaron un trabajo aeróbico con el preparador físico Fernando Pontoriero, y el resto debió que esforzarse más de la cuenta. Primero efectuaron tareas en espacios reducidos, de definición y luego un picado. Sí, el clásico mezclado. Con jugadores en posiciones poco habituales para ellos y los arqueros mostrando sus habilidades con la pelota.
Pero, sin embargo, la novedad saliente del día es que tanto Cristian Vega como Martín Castagnino mejoran de diferentes contracturas y realizaron la mayoría de los trabajos a la par de sus compañeros. Ahora habrá que ver cómo evolucionan en las próximas horas y si Cachín Blanco los elige para la lista de concentrados que se definirá después del entrenamiento vespertino del lunes, en la cancha.

Domingo 14 de Marzo de 2010 | Fútbol Profesional

subir