Apostillas Milrayitas

Una breve recorrida por los pasillos de Turdera. Todo lo que dejó el partido entre Celestes y Milrayitas con cinco toquecitos para no perdérselos. Como el triunfo del CALA...

Por Pablo García

¿SE OLVIDARON DE MÍ?: Walter Alcaraz jugó el partido a pesar de que no está en la fotografía de la formación inicial ¿Un truco del photoshop? No, el Negro fue el más reconocido porque entro a la cancha con una gorrita blanca. Pero comenzó a saludar a diferentes jugadores y allegados en los bancos y se perdió la foto. Previamente, fue el único futbolista que saludó a la tribuna donde estaban los dirigentes, cuando salieron a hacer el calentamiento previo.

IMPROVISACIÓN: La manga quedó desinflada por algunas fallas. Para proteger la salida de los jugadores de Los Andes, los juveniles alcanza pelotas sostuvieron una lona de unos pocos metros de largo. Para extenderla, la policía utilizó sus escudos y así se formó el cordón cada vez que los jugadores Milrayitas entraban y salían al campo de juego.

LA BOCA DEL PEZ: Hay palabras que molestan y duelen. Esas frases de jugadores deL Gasolero y publicadas en algunos medios estaban colgadas y resaltadas en cada una de las paredes del vestuario visitante: “Los Andes no existe” y “Temperley es más grande y está demostrado en las tribunas”, entre otras. Parece que hirió el corazón de los jugadores y surtió efecto. Los largos festejos sobre el final del partido en el vestuario visitante y en el ómnibus hicieron trisas aquellas palabras.

PAPA HAY UNO SOLO: Los Andes estiró la paternidad en el clásico ante el Celeste a cinco encuentros, ante la mirada del Beto Alonso, entre los más reconocidos que estaban en el Beranger. Además, el Milrayitas volvió al triunfo de visitante. No se conseguía una victoria en Temperley desde 2007, con gol de Gustavo Ruiz Díaz. El score 1-0 en el Beranger se repitió las últimas cinco veces que se vieron las caras: 3 para el Gasolero y 2 para el CALA.

ROMPIENDO RACHAS: El gol solitario del Mecha Rodríguez, que se lo dedicó nuevamente a su hijo, tiró por la borda los seis encuentros que el CALA no ganaba de visitante. Además, rompió con la fortaleza del Gasolero también de seis partidos.

Viernes 12 de Marzo de 2010 | Fútbol Profesional

subir