Apostillas en Adrogué

Algunas cortitas del triunfo por 2-1 sobre el Pincha de Caseros. El debut de Nacho Gargiulo, la presencia de los pibes en el banco, los goles de los defensores y el arbitraje de Bermúdez...

Por Pablo García

TANITO EN CANCHA: Nacho Gargiulo debutó con la Milrayitas. El delantero se mantuvo muy activo: aguantó la pelota ante sus marcas y, por sobre todo, se asoció con sus compañeros, a puro fútbol y toques. A poco de comenzar tuvo la oportunidad, tras pase de Friedrich, pero se molestó con el Kily y los defensores despejaron. También, el volante Pincha Lucas Mazzulli le hizo sentir el rigor de la primera con un codazo en la cara. Estuvo cerca de convertir con algunos disparos. La más clara fue cuando conectó desde el punto penal, un centro bajo de Ruiz, que un defensor de Estudiantes la sacó en la línea. Jugando así, los goles ya van a venir…

SOLO LOS CHICOS DEL CLUB: El banco de suplentes del CALA estaba lleno de jugadores de la cantera. Entre ellos había dos debutantes en esta temporada: Claudio Leguizamón y Guillermo Ojeda. También, estuvo Ariel Barros que aún no sumó minutos en cancha. Los cuatro restantes que completaron el banco fueron Sergio Bogado, Julián Bogao, Facundo Coyra y Rodrigo Acosta. Se vienen los pibes…

NO HAY MEJOR DEFENSA QUE UN BUEN ATAQUE: Sí, Patricio Grgona y Walter Alcaraz fueron quienes convirtieron los goles Milrayitas. Para el Pato fue el segundo con la camiseta de Los Andes (el único lo había hecho ante Atlético Rafaela). Mientras, el Negro pegó su primer grito en Los Andes que fue muy festejado por rubricar la victoria de su equipo. Si bien salió despedido a un costado festejando su gol, había más dudas que certezas entre los colegas si había convertido él o Friedrich. Pero Alcaraz aclaró que la desvió “de taquito”, lo que desató un par de risas.

EL SELLO DEL JUEZ: Germán Bermúdez no solo dirigió el encuentro sino que dejó su marca. No solo gritó “es suya Cubito, es suya”, cuando el 1 local atrapaba la redonda y pedía que saque. Al principio del encuentro pitó un foul al Kily Vega como uno de los famosos gags de Carlitos Balá (“Ta-ta Ta-ta-tá”, "Ba-lá"), que fue festejado irónicamente con aplausos por algunos presentes. Pero al Kily no le gustó nada y protestó por la falta cometida. “Es un jugador experimentado y vio lo que pasó Vega. Usted tiene más partidos que yo dirigiendo”, cerró la escena el árbitro.

Domingo 7 de Marzo de 2010 | Fútbol Profesional


subir