El Tano de Lomas

Nada de Giménez o Matos. Ignacio Gargiulo será el 9 que pondrá Cachín para derrotar al Pincha de Caseros. "Uno siempre sueña con el debut y obviamente con la posibilidad de hacer un gol", admitió Nacho, a horas de jugar su primer partido en el Milrayitas.

Por Leandro Saltamerenda

Los tiene reservados para momentos especiales. Los utilizó en la práctica del jueves en Monte Grande, la primera como titular desde su promoción a Primera, y marcó uno de los goles de la mañana. O como cuando los usaba en Inferiores y le llegó a convertir a Argentinos Juniors, Atlético Rafaela, Ferro, Aldosivi o River Plate, ni más ni menos. Ahora, frente a Estudiantes (Buenos Aires) será la mejor excusa para sacarlos de la cajita. Ignacio Gargiulo, el Tano para los amigos, se volverá a poner sus botines negro y rojo y buscará cumplir los tres deseos por los que tanto soñó: debut con la camiseta Milrayitas, festejo en red y victoria de Los Andes. Sí, para que este 6 de marzo de 2010 lo guarde como uno de los días más importantes de su vida. Para que su mamá Liliana y su papá Daniel se emocionen hasta las lágrimas. Dale Nacho, te toca salir a la cancha. Es tu turno. A disfrutarlo como nunca…

Te llegó el día del debut, ¿cuáles son tus sensaciones? ¿Cómo son las horas previas?
Muy ansioso, con muchas ganas de formar parte de este equipo y de sumar para el grupo. Hace varios partidos que no podemos ganar y es una linda chance que tengo. Por suerte, mis compañeros me están ayudando mucho, me aconsejan y espero que pueda hacer lo mejor posible en la cancha.

Esta fue tu primera pretemporada, la primera vez que estás con el plantel, ¿te imaginabas que se iba a dar tan rápido todo?
La verdad que no. Uno cuando recibe la noticia de que va a hacer su primera pretemporada va con la idea de sumar experiencia, de disfrutar el momento, pero nunca sabiendo que me iba a tocar la posibilidad de jugar. Así que ahora tengo que tratar de aprovecharlo al máximo y que al equipo le sirva mi juego.

En estos entrenamientos, muchos compañeros se te acercaron a vos a brindarte su apoyo, ya sea Grgona, Friedrich, Cubito, De Muner, ¿estar rodeado de jugadores de experiencia es un respaldarazo?
Y, es muy importante. Me hablaron bastante y eso me sirve de mucho. El Pato siempre te da consejos y el técnico Blanco también se portó muy bien conmigo. Me transmitió muchos conceptos, me dio tranquilidad y ojalá que pueda responderle como pretende.

 ¿Cómo es tu historia acá en el club?
Yo hice parte de mis Inferiores en Lanús, y después llegué a Los Andes con edad de Quinta. Por suerte pude jugar, me adapté bien y al segundo año con la reestructuración que hubo me subieron de categoría. Estuve toda la temporada pasada en Cuarta y este verano recibí la noticia de que me promovían a Primera. Por eso siempre le voy a estar agradecido a Germán (por Corengia), que fue quien me dio la chance de estar acá.

Y, ¿cuáles son tus características de juego?
Soy un delantero de área, pero me gusta tirarme unos metros atrás y jugar con la pelota por el piso. Y cuando viene de arriba también trató de defender bastante.

¿Tenés algún referente en el puesto?
Y, uno siempre se fija en los mejores. Me gusta mucho Palermo, su forma de definir, como aguanta la pelota, lo inteligente qué es. Pero acá tengo la suerte de tener a un compañero como Daniel Giménez, que es un jugador con mucha trayectoria y que jugó en Primera. Pensar que años atrás yo lo veía por la tele y lo tenía como un ejemplo a seguir, y ahora, compartir un plantel con él, es un honor, un orgullo.

Me imagino que tu debut te hubiese gustado que sea con el Gallardón lleno, con toda tu gente alentando. Una lástima el hecho que no haya público…
Sí, eso es lo malo. En mi caso, siempre fui hincha, vengo a la cancha desde chico y soñaba con ver a toda esa popular gritando. Porque la gente de Los Andes es muy seguidora, apoya mucho al equipo y uno también quiere mostrarse. Pero la realidad es esta y hay que aceptarlo así.

¿Cómo pensás que va a ser este encuentro con Estudiantes?
Por empezar, vamos a jugar en un estadio muy complicado. Adrogué, a comparación de lo que es el Gallardón, es una cancha muy chica y a veces se hace difícil hacerse fuertes ahí. Posiblemente no se generen muchos espacios y va a estar en nosotros buscar otros caminos. Además, ellos están dos puntos arriba nuestro y pelean por entrar al Reducido.

Y, ¿vos te ilusionas con poder marcar?
Sí, uno siempre sueña con el debut y obviamente con la posibilidad de hacer un gol. Pero yo creo que tengo que estar tranquilo y tratando de hacer lo mejor posible para el grupo. El resto ya veremos. Blanco siempre dice que los goles llegan solos, que son circunstancias del juego. Así que no tengo que volverlo loco.

Pero si llegas a convertir, ¿ya sabés a quién se lo vas a dedicar?
Y, en el momento que uno sale a la cancha se le vienen un montón de cosas a la cabeza. Principalmente la familia, porque nos viene bancando desde siempre y nunca se borra. Y después a mis compañeros, porque me están ayudando mucho en este momento.

Viernes 5 de Marzo de 2010 | Fútbol Profesional


subir