El Partido

Revivimos el 6-1 histórico de la temporada 93/94. Sí, la tarde soñada para Fuertes, autor de tres goles, y el uruguayo Villagrán, con un doblete. El restante lo marcó Romerito...

Por Pablo García

Ambos equipo intentaban encontrar el rumbo en el Clausura 1994, ya que transitaban por la mitad de tabla. Colegiales venía con muchas bajas, debido a varios lesionados en el plantel y expulsiones. Así, Julio Asad, técnico del Tricolor, hizo algunos cambios para ir a Lomas: debutó Garro y Mario Tossi pasó de ser un volante suelto por izquierda a lateral por ese sector. ¿Qué pasaba en el Milrayitas? Nueva etapa: dirigencia y entrenador. Acababa de asumir Alfredo Hajnsek en la presidencia del club y Hugo Zerr era el nuevo técnico, tras la salida de Ángel Celoria.
Con apenas un solo entrenamiento, el nuevo estratega del CALA plantó en cancha un equipo netamente ofensivo: tres delanteros y Villagrán más suelto por izquierda. Eso lo hizo sentir en la cancha porque, sin llegar al minuto, creó una situación desde los pies de Fuertes. Diez minutos después, el uruguayo Villagrán dio un pase desde la derecha, Chaldú levantó con un toque preciso, Timpani la cabeceó hacia adentro y el Bichi Fuertes, anticipando al arquero,  metió la punta del botín para gritar con todo el primer gol.
El local siguió dominando a voluntad. Hasta que llegó otra jugada clave: Romerito encaró como una flecha hacia el arco visitante y Minarro no tuvo más que golpearlo desde atrás, para ganarse la tarjeta roja y dejar a Cole con uno menos. El indicado para todas las pelotas detenidas era el uruguayo. Como con un guante hizo estrellar la pelota en el travesaño y, otra vez, aprovechó el Bichi para de cabeza estirar la ventaja y tranquilizar las cosas.
La velocidad de Romerito y Chaldú hacían estragos a la defensa Tricolor, que no encontraba generar peligro. Fue el mismo Chaldú quien remató al arco y, cuando su disparo tenía destino de red, el debutante Garro interpuso la mano dentro del área: penal y otra expulsión para la visita. Se hizo cargo el nueve y hattrick para el Bichi, que ya tenía una tarde soñada. Así se fue la primera mitad...
En el complemento, Cole intentó tibiamente acercarse al arco defendido por Herrera. Basualdo achicó la diferencia de penal, pero el Milrayitas supo aprovechar los dos hombres de más. Los contragolpes del local eran cada vez más profundos; un puñal al corazón de la defensa visitante. En uno de ellos, Romero encaró en diagonal de izquierda a derecha, se sacó de encima la marca de dos defensores, eludió al arquero y definió con el arco vacío: golazo.
Con la impotencia del Tricolor y el partido prácticamente liquidado, el creador Milrayitas no se quería quedar atrás y aumentó las cifras. Di Fonzo dejó en el camino al 1, la sacó un jugador en la línea y, en una serie de toques, el mismo Di Fonzo tocó atrás para que Villagrán clavara el quito gol. Poco después, Maxi Herner salió en velocidad, habilitó a Di Fonzo, y éste dejó solo al Uruguayo. ¿Qué hizo el 10? La tocó por encima de Peralta para sellar la goleada y dejar afónicos a todos los hinchas Milrayitas que se acercaron al Gallardón.
Aquella tarde, Hugo Zerr formó a Los Andes con el Lechu Herrera; Marcelo Barrera, Damián Timpani (Maximiano Herner), Diego Salinas, Walter Medina; Héctor González, Rubén Córdoba, Gilmar Villagrán; Orlando Romero, Walter Chaldú (Adrián Di Fonzo) y Esteban Fuertes. Mientras, Julio Asad -DT del Tricolor- alineó a Pablo Peralta; Arnold, Gerardo Miñarro, Garro, Mario Tossi; Alejandro Policicchio, Jorge Giles, Rubén Gutiérrez, Gustavo Sánchez (Juan Testa), Néstor Basualdo; Walter Fiori (Alberto López Turich).

 

Domingo 21 de Febrero de 2010 | Fútbol Profesional

subir