El partido

Un día muy duro para los argentinos, pero de muchos festejos en Lomas. En pleno Mundial 94`, la Argentina quedaba afuera ante Rumania y Los Andes ascendía al Nacional B después de empatar 1-1 ante Armenio, en Lanús.

Por Pablo García

La primera final del reducido de 1994, para el ascenso al Nacional B, la había ganado Los Andes por 1-0 en Lomas, con un golazo del uruguayo Villagrán. Por obtener una mejor ubicación en la tabla, Armenio definía la finalísima de local, haciéndolo en cancha de Lanús, a pesar de tener su estadio en Maschwitz.
El equipo de la colectividad contaba con jugadores reconocidos que recién comenzaban a dar sus primeros pasos: Hugo Smaldone, Alex Rodríguez, Rubén Forestello, Carlos Bangert y los tres González, Eduardo, Javier y Adrián (los dos últimos jugaron en el Milrayitas), entre otros. En el Milrayitas brillaban Villagrán, Rubén Córdoba, Héctor González y Esteban Fuertes, entre otros.
La obligación era de los locales que debían ganar por la mínima diferencia para llegar en principio a un tercer partido. Sin embargo, el árbitro Jorge Ferro dio el pitazo, la pelota derivó en Marcelo Barrera que la cedió a Héctor González. El volante derecho del CALA desbordó, tiró un centro entre los dormidos centrales de Armenio y aprovechó Hernán Da Graca, hijo de Abel y nieto de Manuel, para hacer delirar a todos los hinchas Milrayitas que apenas se acomodaban. Sí, tan solo quince segundos para la ventaja.
Los Andes aprovechó el desconcierto local después de despertarlo con semejante baldazo de agua fría. Esta vez Da Graca habilitó al Gallego González, que picó la pelota y, luego de ser tocada por Bangert, pegó en el travesaño. Sin embargo, el Tricolor comenzó a reacomodar las fichas con Carlos González y Smaldone como dueños del mediocampo, y Alex Rodríguez manejando con despliegue el ataque. Buscaba espacios mediante pases, mientras el visitante aguantaba la diferencia.
Tras un centro de Smaldone, el Uruguayo Rodríguez estuvo muy cerca de la igualdad, pero su cabezazo pegó en el travesaño. Pero minutos más tarde, la fórmula del centro tendría recompensa: habilitación de Adrián González y, esta vez, Alex Rodríguez no falló con el testazo. La pelota se metió junto al palo e igualdad 1-1.
En la etapa final, el local salió motivado y se llevó por delante al Milrayitas, que sufrió varios sobresaltos. El Lechu Herrera salvó con los pies un remate de Carlos González. Luego, Alex Rodríguez remató desde lejos, pero encontró bien ubicado al arquero. Los hinchas de Los Andes padecían el sufrimiento con un nudo en la garganta. Ni hablar cuando un remate de Navarro se desvió en el camino y fue desviado al córner por una espectacular respuesta del Lechu. Además se iba expulsado Gaby Lobos. Panorama complicado…
Y los minutos pasaban y la desesperación de Armenio creaba espacios en su campo. El Flaco Saiz y Villagrán aprovecharon la contra y también tuvieron ocasiones para desnivelar. Pero no hubo tiempo para más nada y el sufrimiento de los hinchas de Los Andes tuvo fin, transformándose en alegría, sonrisas y vuelta olímpica Milrayitas. Ni la eliminación del Seleccionado Argentina ante Rumania del Mundial de Fútbol, ese mismo día ni el “me cortaron las piernas” de Diego pudieron empañar la fiesta en Lomas, que se prolongó durante un largo tiempo, para grabar en la memoria aquel ascenso.
Esa mañana, Hugo Zerr, experto en ascensos, alineó al Rojo de la siguiente manera: Alcides Herrera; Marcelo Barrera, Ángel Clemente Rojas, Gabriel Lobos, Eduardo Ramírez; Héctor González, Rubén Córdoba, Miguel Saiz, Gilmar Villagrán; Hernán Da Graca (Diego Herner) y Claudio Arrevillaga (Jorge Vega). En cambio, Oscar Martínez formó a Carlos Bangert; Adrián González (Osvaldo Brondo), Fernando Ruiz, Javier González, Marcelo Navarro; Hugo Smaldone, Carlos González, Walter Sanfilippo; Alex Rodríguez; Walter Rojas y Rubén Forestello.

Lunes 5 de Abril de 2010 | Fútbol Profesional

subir