El Partido

Fue 19 años atrás en el Gallardón. El Milrayitas hacía valer su localía y le ganaba 2-1 al líder Chicago. Así, el conjunto de Juan Carlos Zerrillo le cortaba la racha a su rival y evitaba el descenso. Redondo...

Por Pablo García

La primera y única vez que jugaron en Lomas por un torneo de Primera B Metropolitana fue en 1991, en la anteúltima fecha. Los de Mataderos estaban punteros junto a Almagro y Central Córdoba venía al acecho a un punto -justamente, estos dos equipos se enfrentarían entre semana, postergado su encuentro por la lluvia caída en Rosario-. Los Andes tenía una mala campaña y estaba cerca del descenso. Sin embargo, el CALA le había llevado grandes dolores de cabeza a los que luchaban por el título un par de fechas antes: con el Tricolor empató 1-1 y al Charrúa le ganó 2-1.
Los Andes comenzó amenazando.  Apenas un par de minutos, un potente disparo de tiro libre de Omar Torres estrelló en el ángulo. Después del susto y cuando el puntero se empezaba a acomodar en el campo, Romerito le ganó en velocidad a Marcelo, metió un centro atrás y Castro la empujó de derecha a la red. El local pasaba a ganar y el Negro Romero era el que más inquietaba en los contragolpes.
El partido se hizo trabado porque hubo muchas piernas en el mediocampo. Sí, Chicago salía perdiendo porque Pino González estaba muy aislado y Candella no mostraba peso en ofensiva. Pero Maurín avanzó sin marca, alargó para González, que en el área definió con un zurdazo para establecer la igualdad. Sobre el final, la primera expulsión: roja a Mora de Chicago por pisar al delantero Romero.
En la etapa final, Hugo Zerr reacomodó la defensa visitante poniendo a Conte por Beto Cadella en lateral y Marcelo pasó a zaguero. Igualmente, la última línea nunca dio seguridad. El cambio dejó sin profundidad e inoperancia ofensiva Chicago, mientras el local aguardaba agazapado. La impotencia hizo que a Acosta se le vaya la pierna y, en un foul innecesario, dejó a su equipo con nueve jugadores.
Minutos después, Toloza cabeceó un centro de un incansable Romero, para el grito de todos los locales y establecer el 2-1. Esto desesperó a Chicago que, por miedo a perder la punta, salió con más temple que fútbol a buscar la igualdad. Pocholo Sánchez se hizo cargo del equipo pero careció de peligro. En la escalada, improvisó a Cochella de libero.
Con mucho espacio y dos jugadores más, el Milrayitas aprovecho el contragolpe. Sin embargo, el jugador más peligroso del CALA, Romerito, golpeó su cabeza contra el piso en una caída, perdiendo el conocimiento, y fue llevado a un centro asistencial.
A esa altura, las más claras eran de los locales: Guirín le sacó astillas al palo y Toloza tuvo dos oportunidades que pudieron liquidar el partido. Sobre el final, el árbitro Olivetto expulsó a Herner, por hacer tiempo, y Torres, por protestar. Esto reflotó las esperanzas del Torito y creció la incertidumbre de Los Andes. Pero, a pesar del excesivo descuento, no hubo tiempo para nada y el Milrayitas se quedó con la victoria. Así, el equipo de Lomas se salvaba de cualquier posibilidad de descenso…
Esa tarde, Juan Carlos Zerrillo alineó a Carlos López; Diego Maslauskas, Omar Torres, Aldo Guirín, Walter Medina; Marcos Castro, Héctor Franchoni, Diego Herner, Jorge Vega (Ríos); Orlando Romero y Walter Tolosa. Mientras Hugo Zerr formó al puntero con Carlos Cochella; Nelson Rosané, César Couceiro, Jorge Mora, Mario Marcelo; Carlos Fernández, Acosta, Daniel Maurín (Horacio Grecco); Héctor Sánchez; Norberto Candella (Gustavo Conte) y Gustavo González.

Domingo 31 de Enero de 2010 | Fútbol Profesional


subir