''Hay que animarse''

Eso pide el volante Alejandro Friedrich, el jugador más regular de Los Andes en lo que va de la temporada. "Yo cambio cualquier cosa por ganar", admitió el ex Defensores de Belgrano. Sí, ante Chicago es clave cortar la mala racha...

Por Leandro Saltamerenda

Los Andes no tuvo un buen inicio de año, ahora se viene un encuentro importante con Nueva Chicago, ¿cómo pensás que se puede llegar a dar?
Va a ser un partido duro. Seguramente, ellos van a venir a jugar con dos líneas de cuatro, como lo hacen siempre los equipos que les tocan ser visitantes esta cancha. No va a ser facil, pero confió plenamente en este grupo. Tenemos un gran equipo, grandes jugadores y solo falta soltarnos y animarnos un poco más. Hay que jugar como lo hacemos en la practica o como lo habíamos hecho en los amistosos de pretemporada, sin miedo, a un toque, a dos. En estos días hablamos mucho entre nosotros y sabemos que todavía estamos a tiempo de cambiar.

Por últimos antecedentes que hay entre ambos, por lo que representa Chicago en la categoría, ¿este es un encuentro especial para revertir la imagen?
Sí, obviamente, este partido cuenta con un plus diferente. Por el rival, por la historia que hay y porque yo no me olvido lo que pasó en la primera rueda. Ellos nos ganaron bien, pero hubo cargadas, ademanes y esas cosas a mí no me gustan. Por eso, cuando salgamos a la cancha tenemos que pasarlos por arriba y no regarles nada. Y si no podemos hacer la diferencia con la pelota vamos a tener que meter y meter, porque Los Andes tiene que ganar como sea.

¿Qué se debe hacer para quedarse con los tres puntos?
Y, hay que salir a buscar desde el primer minuto. Pero ojo, sin volvernos loco y sabiendo que no podés quedar expuesto atrás. El año pasado nos pasó y perdimos muy mal. Ahora, la realidad es otra. Las obligaciones son diferentes y los dos tenemos urgencias de ganar. Me parece que si somos inteligentes podemos sacar provecho de ello.

En estos primeros partidos del 2010 faltó volumen de juego, situaciones de gol, ¿en qué se trabajó en estas últimas prácticas?
Acá no hay mucho misterio. El esquema va a ser el mismo y los jugadores también. Es lo que dije antes. En los entrenamientos somos un equipo, y en los partidos, otro. Tenemos que divertirnos con responsabilidad y aceptar ser protagonista. Cuando el año pasado estuvimos siete fechas sin perder, la cabeza nuestra era diferente. Nosotros sabíamos que hacíamos un gol y estábamos tranquilos. Se cerraba el partido y listo. Ahora nada que ver. Nos cuesta todo el doble. Entonces, hay que recuperar esa mística ganadora y prenderse otra vez en la pelea.

El fútbol es un estado de ánimo…
Seguro. La confianza es fundamental, la cabeza es todo. Por ejemplo contra San Telmo íbamos ganando 1-0 y adentro de la cancha no nos sentíamos seguros. No estábamos jugando bien y regalamos mucho. En otro momento, el partido podría haber durado media hora más que no nos metían un gol. Esto es claro, no descubrimos nada. Por suerte hubo una autocrítica y sabemos que hay que apelar esa mística porque era imbatible.


Más allá de que el rendimiento colectivo no fue el esperado debes estar conforme por tu actuación personal. Terminaste en un gran nivel en el 2009, lo volviste a demostrar en los amistosos y el otro día con el Candombero, ¿cómo te estás sintiendo?
Bien, cómodo. Hice una gran pretemporada y eso me ayudo mucho. Pero igual uno siempre se queda con un sabor amargo. Sobre todo porque yo juego en el medio y es donde más estamos fallando. Yo sé que mi función es quitar y distribuir, y a veces sé que con el esfuerzo no alcanza. Por más que juegue bien, yo cambio cualquier cosa por ganar. Esto es simple. Sabemos que una victoria llama a otra victoria y hay que apuntar a eso.

Hablaste de la pretemporada. Cuando llegaste al club te costó bastante meterte en el equipo, ¿fue por una cuestión física?
Tal cual. Yo llegué con una distensión en los aductores y fue muy difícil dejarla atrás. Además venía con poca preparación, sin poder hacer nada durante las vacaciones y excedido de peso. La verdad es esa: yo soy un jugador que si no estoy bien físicamente lo siente bastante. Pero por suerte pude agarrar ritmo de competencia, me fui soltando y terminé muy bien.

¿Qué le dirías al hincha de Los Andes que tiene ciertas dudas de este equipo?
Nosotros estamos haciendo lo imposible por salir de esta mala racha. Acá hay un grupo muy bueno, mucho compañerismo. Eso es lo que siento yo. Cambiaria cualquier cosa por salir campeón con estos jugadores. El problema es que a veces no te salen las cosas y te juega una mala pasada. Y a la gente no se le puede pedir más nada: siempre apoya, está. Entonces queda en nosotros ganar y esperemos que contra Chicago sea el punto de partida de nuestra levantada.

Domingo 31 de Enero de 2010 | Fútbol Profesional


subir