Goles bajo la lluvia

Sábado por la mañana y práctica de fútbol en el Gallardón. Los titulares vencieron por 4-1 a los suplentes en 40 minutos de juego. Rodríguez, en dos oportunidades, Bergés y Rivero, los gritos del ganador. Casta había empatado para el segundo equipo.

Llegaron con el cielo nublado y se fueron todos mojados. En una práctica que se desarrolló bajo la lluvia, el cuerpo técnico diagramó el habitual ensayo de fútbol formal de cada semana y los titulares derrotaron por 4-1 a los suplentes. Sí, fue una buena actuación la del primer equipo, sobre todo si se tiene en cuenta que se jugaron solo dos tiempos de 20 minutos cada uno. Una ráfaga de goles para esperar motivados el encuentro del lunes ante Almagro…
Metió un par de cambios. A diferencia de los últimos partidos, el entrenador Germán Corengia probó algunas variantes y en esta primera prueba encontró respuestas positivas. El único problema es que el volante Jaime Molfeso terminó con una molestia en uno de sus tobillos y debió abandonar el entrenamiento antes de que el ayudante de campo Tito Garay establezca el pitazo final.
Para un lado jugaron Luciano Díaz; Cristian Vega, Ignacio Celaya, Patricio Grgona, Alejandro Friedrich (Julián Bogao); Claudio Leguizamón, Javier Bergés, Albano Becica; Jaime Molfeso (Rodrigo Acosta); Luis Rivero y Luis Rodríguez. En cambio, con pechera Celeste estuvieron Walter Cáceres (Ariel Barros); Sergio Bogado, Julián Bogao (Leonardo Fino), Walter Alcaraz (Gastón Samudio), Emanuel Ferrantino (Germán Peña); Dario Ruiz, Matías Raposo, Facundo Coyra, Maximiliano Acosta (Alexis Mendoza); Martín Castagnino (Enzo Pelosi) y Martín Avalos (Walter Sosa).
Después de un arranque parejo, los titulares lograron ponerse en ventaja con un buen remate desde afuera de Javier Bergés. Sin embargo, la alegría duró poco, ya que minutos más tarde, Martín Avalos hizo una buena jugada por la izquierda, habilitó a Martín Castagnino y el Pitufo, con total serenidad, decretó el empate parcial. ¿Fue justo? Quizás, porque la diferencia entre uno y otro recién se justificó en el complemento. Los de Gris empezaron a encontrar más espacios, y gracias a la levantada de sus volantes se quedaron con la victoria. En uno de las tantas subidas por su carril, Cristian Vega envió un centro pasado, Rodrigo Acosta se la bajó a Luis Rodríguez y el delantero sentenció el 2-1.
Lastimó por derecha, pero también lo hizo por izquierda. En la jugada siguiente, el cordobés Albano Becica armó una buena apilada sobre la línea, asistió al Mecha y el tucumano anotó el segundo de su cuenta personal. Esa era fórmula. Desborde y a cobrar. ¿Algo más? Sí, a frutillita del postre de Rivero, quien hizo besar la pelota con la red, tras una maniobra colectiva.
Es lógico; solo fue una ensayo. Pero siempre es bueno hacer las cosas bien la semana. Ahora a ponerlo en funcionamiento contra Almagro.

Sábado 5 de Diciembre de 2009 | Fútbol Profesional


subir