Negro de alegría

En las últimas horas, el defensor Walter Alcaraz fue papá por segunda vez y se ilusiona con regalarle un triunfo a sus nenas. "Estoy contento por eso y ya pienso en el partido de mañana porque es muy importante para nosotros”. Qué se venga Cole, entonces.

Por Leandro Saltamerenda

"La que trae la victoria o el triunfo”. Ese es el significado del nombre griego Berenice. Pero, ¿por qué relacionarlo al mundo Los Andes? Es que en las últimas horas, la familia Milrayitas sumó una nueva integrante. Se trata de Berenice Alcaraz, hija del defensor y quien nació en la tarde del jueves. Sí, después de tanta espera, su mujer Cecilia dio a luz y el ex Aldosivi ya está compenetrado en lo que se viene: el encuentro ante el Tricolor de Munro. “Gracias a Dios salió todo bien y la nena está con nosotros. Estoy contento por eso y ya estoy pensando en el partido de mañana porque es muy importante para el grupo”, expresó con emoción el zurdo marcador. Y agregó: “A veces es difícil abstraerse, pero siempre trato de diferenciar lo que es el fútbol de mi familia. Por ahí, ella viene con contracciones desde hace un mes y yo igual me mantuve concentrado en el presente del equipo”. Entonces, si es así, aprovechamos y compartimos la previa con él. Está Negro de alegría…

¿Qué sabés de este Colegiales?
No mucho porque no tuve la chance de seguirlo o verlo por tele. Sé que se reforzaron bien y tienen una cancha muy chica. Dicen que es un equipo que deja jugar y esperemos que salga un partido abierto para que Los Andes pueda hacer su juego y lastimar en el arco de enfrente. Para eso tenemos que estar concentrados y que no nos pasé lo del otro día con Brown. Qué iban dos minutos y ya estamos perdiendo 1-0.

¿Cómo juega en la cabeza de ustedes el hecho de que les cuesta mucho ganar lejos del Gallardón?
Yo creo que es una categoría muy difícil y a todos les cuesta ganar afuera. Chicago fue el más regular y por eso está ahí arriba, pero acá no hay que darse por vencido tan fácilmente. Todos sabemos que a Los Andes le juegan distinto y somos conscientes también de que los rivales se conforman con el empate, ya sea cuando les toca ser locales o visitantes. Ellos están esperando el error nuestro y por ahí veníamos fallando en eso.

¿Te imaginabas este presente del equipo o siempre pesa más la ilusión de verte arriba en la tabla?
No, la verdad que por lo menos con 10 puntos me imaginaba y en este momento no estamos tan lejos. Tenemos 8, pero entre el primero y el séptimo hay muy pocas unidades de diferencia. Nosotros debemos estar tranquilos y sabemos que el torneo es muy largo. Faltan más de 30 fechas y si nos volvemos locos ahora no vamos a ganar nada.

En las últimas fechas se vio un cambio de actitud muy importante, ¿eso es lo que le faltó en partidos anteriores?
Y, sí, la derrota con Chicago nos golpeó mucho y el baldazo de agua fría que recibimos de Armenio nos dejó en la lona. Es como que habíamos tocado fondo y no le encontrábamos la vuelta al equipo. A veces podés perder, pero no de esa forma. La gente y nosotros sentíamos que no habíamos dejado todo, y por eso necesitábamos mostrar otra cara.

En la defensa también se ha mejorada bastante, ¿en dónde encontrás las razones?
Por ahí porque volvimos a utilizar un esquema que ya conocíamos. Tanto Grgona, como los arqueros, o mismo el Conejo (por Bergés) habíamos jugado con este sistema en la B Nacional y eso se siente. Además mejoramos mucho de mitad de cancha hacia delante y cuando apretás bien arriba al rival es como que repercute en el resto del equipo. El fútbol es un juego colectivo y si empieza andar bien alguno, a la larga se contagian todos.

Seguramente si este sábado se contagian todos y hay un triunfo, ya sabemos a quién va a estar dedicado…
(Risas) Seguro. Va a ser para Berenice, pero también para la más grande, para Denise. Viste, no me maté mucho pensando, para Denise y para Berenise…

“La que trae la victoria o el triunfo”. Ese es el significado del nombre griego Berenice.  Esperemos que así sea. La mejor bienvenida…

Viernes 25 de Septiembre de 2009 | Fútbol Profesional


subir