Cambia para ganar

De volante con pelo a delantero rapado. El cordobés Luis Rivero quiere volver a ser el de las primeras fechas y regarle una alegría a su gente. Además, Luis Blanco mete muchas variantes para visitar a Flandria. Qué den resultado...

Por Leandro Saltamerenda

Los Andes está en un momento complicado, impensado, ¿por qué pensás que se dieron estas derrotas?
Es algo que no esperábamos. Estamos viviendo un presente muy duro, difícil para la institución, para los hinchas y también para nosotros. Me parece que en los dos últimos partidos no jugamos bien, sobretodo contra Chicago. Y el otro día buscamos más, generamos, pero no se pudo. Además reo que hubo dos equivocaciones del árbitro que te condicionan y te complican aun más. Igual no digo que perdimos por esto porque nosotros tuvimos nuestras fallas en las pelotas paradas y eso nos terminó costando el partido. Y ahora ya está. La única manera de salir de esta situación es trabajando y volviendo a la victoria.

A veces se dice que es beneficioso tomarse revancha lo antes posible, pero ¿cómo repercute jugar con una sola práctica fuerte en el medio y tres días de diferencia?
Y, en esta carrera vos tenés que estar acostumbrado a todo. Hay veces que las cosas están bien y en otras no tanto. Por eso, nosotros debemos aprovechar al máximo el tiempo que tenemos para trabajar y hacernos fuertes de la cabeza, tanto en lo personal como en lo grupal. Porque acá el que se cae mentalmente es el que pierde.

En esta última práctica se trabajó con un esquema diferente, ¿por dónde pensás que puede estar la clave del partido con Flandria?
Sí, es un sistema súperofensivo y la única meta nuestra es buscar el triunfo desde el primer minuto. No podemos especular más con nada y tenemos que estar concentrados los 90 minutos.


Otra vez van a medirse con un equipo combativo, sin tantos lujos, que propone un juego de mucho roce. A ustedes les costó mucho este tipo de rivales…
Eso ya está demostrado. El partido con San Telmo fue durísimo y el otro día con Armenio también. Ellos a pesar de ser locales no creo que propongan mucho y nosotros debemos salir a ganarlo como debe ser y como manda la historia de Los Andes.


En lo personal volvés a jugar en la posición que más te gusta, ¿cómo lo tomaste?
Bien, estoy muy feliz porque después de jugar cuatro partidos como volante esta vez me dan la oportunidad de hacerlo de delantero y donde uno se siente cómodo y puede demostrar. Lo único que ahora sí ya no voy a tener más excusas de nada y tengo que dar lo mejor de mí para ayudar al equipo.


¿Este bajón que tuviste en estos últimos encuentros se puede atribuir más que nada a las flojas actuaciones colectivas?
Si el equipo no anda bien apaña todo. Muchas veces hay dos o tres jugadores que no rinden y el equipo viene haciéndolo en gran medida eso no se nota. Entonces ahora es como que todos caímos en la misma bolsa. El fútbol es un juego de equipo, de eso se trata y mientras estemos y encontremos el equilibrio en todas las líneas vamos a lograr el funcionamiento que tanto queremos.


Vos tuviste un cambio de look, ¿podrá cambiar Los Andes esta mala racha?
Esperemos. En mi caso, ustedes no están acostumbrados a verme así, pero siempre que tengo el pelo largo me terminó pelando. Y después, el rumbo de Los Andes lo vamos a cambiar los 30 jugadores que integran el plantel, ya sea los que salen a la cancha, los que van al banco y los que se quedan afuera. Todos tenemos que tirar para el mismo lado y ojalá que lo consigamos rápido.

Lunes 14 de Septiembre de 2009 | Fútbol Profesional


subir