Toquecitos cortos

Un goleador en vista y otro pibe de Villa Albertina que debuta en la red. Así Los Andes construyó su segunda victoria consecutiva en el Gallardón, además de sumarle esfuerzo y sacrificio de cada futbolista.

Por Pablo García

• EnaMORÁNdose del gol: El Chengue sigue en racha, al meter tres goles en los últimos dos partidos. El 9 de Los Andes abrió el marcador con una fórmula repetida contra Merlo: Tras un lindo centro de Cucho Pérez, Morán recibió la pelota frente al arco y fusiló a Gastón Monzón. Y así le dedicó a su hija su séptimo gol con la Milrayitas, que lo meten en la punta de los artilleros del torneo. Esta vez no hizo falta su frase que resignaría sus goles por un triunfo, ya que la apertura fue fundamental para sumar de a tres unidades. “Tuvimos pocas ocasiones, pero fuimos contundentes, y no sufrimos tanto. Rescato la actitud, el sacrificio, la humildad y la solidaridad de cada compañero para sacar esto adelante”, destacó el Chengue, quien actualmente tiene casi el 60% (58,3%) de los goles cosechados por Los Andes.

• Debut en la red para el Cata: Tobías Mercado Rusch cumplió otro sueño al marcar su primer gol en primera y ampliar el marcador para darle tranquilidad a Los Andes. “Estoy muy contento por mi primer gol en primera y por la victoria. El gol va dedicado a mi familia”, destacó el pibe que llegó con 13 años al club y recién debutó el pasado octubre en Primera contra Merlo. En estos 10 partidos defendiendo nuestros colores en primera tuvo varias ocasiones de concretar. Ayer fue ayudado por una gran maniobra de Mateo Ramírez, quien jugó un coca-cola con Ardiles para sacarse de encima a De Ossa y luego arrancar una carrera en que dejó en el camino a Monti, Pérez Roa y Pacheco para dejar cara a cara al Cata con Mozón. Esta vez el punta de Lomas cruzó fuerte y la mandó a guardar ante la salida desesperada del arquero visitante. “Hicimos un gran esfuerzo y por suerte se nos dio. Franchini me dijo que entre con confianza y libertad”, dijo el Cata, que festejó su primer gol entre lágrimas de alegría. 

• De números: Y siguiendo la línea del debut del Cata en la red, pero en cancha en su primer partido, también aquel cruce ante Merlo jugado en Parque San Martín la pasada temporada, fue la última vez que Los Andes había ganado por una diferencia superior a un gol (5-2). Es cierto que en los 21 partidos previos al de ayer solo había ganado dos (2): las semis ante Colegiales y el pasado ante Comunicaciones. “Siempre nos ilusionamos cuando se ganan partidos, pero hay que tratar de salir lo más rápido posible de la zona roja”, señaló Franchini. “Si bien el equipo está anteúltimo, solo estamos a cuatro unidades del 10 puesto, que clasifica para el Reducido. Eso uno se ilusiona y quiero lo mejor. Esperemos que estos partidos sean el comienzo de algo lindo”, agregó. 

• Una enfermería saturada: Previo al entretiempo, Marcelo Franchini tuvo que hacer dos cambios obligados, aunque el más complicado fue el de Kito Peralta, quien antes del pitazo final se fue en camilla con una supuesta luxación de hombro, según comentó en conferencia de prensa el DT de Los Andes. En cuanto a otros jugadores entre algodones están Alan Espeche y Cristian Canan, quienes tuvieron que salir antes de lo previsto. A pesar de las bajas y su evolución en la semana para contarlos o no contra San Miguel, Franchini destacó el regreso del Mago Rivas, quien cumpliría su sanción por cinco amarillas; Rodrigo Tejo, tras su expulsión, y Ramiro Peters, que estaría al 100% porque en la previa al partido la que estaba a full pateando era su nena en pleno campo de juego.

• Se llena de tarjetas: El debut de Javier Delbarba como árbitro en el estadio Eduardo Gallardón tuvo como saldo una gran cantidad de amonestaciones. El primero fue el capitán de Los Andes, el Pola Lugarzo, quien le cortó un contragolpe encabezado por Franco García: ¡Trabó hasta con la cabeza para que no lo pasaran! Por su parte, el juez, quisquilloso en cada centro, interrumpió una y otra vez advirtiendo a los futbolistas de los agarrones en el área, hasta que la ligaron Cristian Canan y Nahuel Pérez con la amarilla a cada uno, pero no pasó lo mismo con los dos visitantes cuando fueron a buscar de forma desmedida a Kito, que tuvo que salir en camilla. En el complemento, Ardiles llegó a la cuarta amonestación acumulada en el torneo y poco después Masilla se ganó la roja directa al llevarse puesto a Pacheco. “Lo expulsión de Mansilla fue inesperada porque salió a cortar y se le adelantó la pelota. A mí me gusta que los equipos sean intensos y presionen constantemente y cortar la línea de juego lo ante posible”, señaló Franchini.

Domingo 22 de Mayo de 2022 | Fútbol Profesional


subir