Palabra autorizada

Mientras Martín Castagnino guarda reposo por una operación de pubialgia, el doctor Antonio Mozzone nos cuenta todos los detalles de su recuperación. Sí, para esperar informados el regreso del Pitufo...

Por Leandro Saltamerenda

Ya pasó más de una semana de la operación de pubialgia de Martín Castagnino, ¿cómo consideras que está siendo su recuperación?
Por lo pronto está muy bien. Hoy por hoy tenemos que poner mayor atención en la evolución de la herida, y por suerte está cicatrizando como se esperaba. Recién ahora se le van a retirar los puntos y empieza la etapa más fuerte de la rehabilitación. A partir de la intervención tuvo que guardar reposo absoluto, en una posición especial, para que se mantenga lo que se le hizo en la cirugía.


Vos fuiste uno de los médicos en llevarla a cabo, ¿en qué consistió básicamente?
Lo operamos un cirujano general y mi equipo de traumatología. En total fueron dos abordajes. La zona alta, que es la abdominal, la analizó el cirujano general, y nosotros trabajamos la zona de los aductores, donde no hay ningún tipo de compromiso de órganos más allá de las estructuras musculares. Y sí, la intervención la hicimos en el Hospital, salió bien, fue rápida y ahora viene lo más difícil: la recuperación. Nosotros siempre decimos que la operación es el inicio de un camino; esta historia recién comienza y ojalá que siga de la misma manera. 


¿Por qué es tan complicada esta lesión?
En términos generales son desbalances musculares. Entonces, para rebalancearlos primero hay que ver cuáles fueron los motivos que los produjeron y después atacarlos. Con el tema de la pelvis es algo difícil. Se puede curar con un tratamiento kinésico, alargado y profundo, pero hay veces que los tiempos del fútbol no lo permiten. Y Martín estuvo realmente parado en el último mes y fue cuando pudimos determinar que no reaccionaba bien a pesar del esfuerzo de la kinesiología. Por eso tuvimos que optar por la cirugía.


Está a la vista que se buscó una salida antes de llegar a la operación…
Claro, uno siempre elige como primera opción lo no cruento, lo conservador. De hecho son pocos los que terminan operados, pero bueno, con Martín se tomó esa decisión en conjunto porque no estaba evolucionando bien.


¿Vos cómo lo viste a Castagnino? Más allá de que pasó por otra operación (rotura del tendón de Aquiles) es un jugador con mucha fortaleza anímica…
Sí, Martín estaba muy convencido él mismo, y uno también trata de transmitirle la seguridad y la tranquilidad de lo que hay que hacer. Y, por suerte, como jugador y paciente cumple con todo a la perfección. Lo que uno le ofrece, él lo acepta. Además es un chico informado y sabía que lo mejor era esto. En cuanto a la operación de Aquiles, la diferencia es que la intervención es más facil, pero la patología es diferente. La pubialgia es muy traicionera y muchas veces no sabés cuando te vas a curar realmente.


Y, ¿cómo continúa la rehabilitación?
Aproximadamente son dos meses de inactividad. Primero comienza con una etapa de marcha, traslaciones, y después se pueden sumar trabajos de natación y bicicleta. Recién al final viene el periodo de fortalecimiento, acompañado de los movimientos con pelota.


Al no haber hecho una preparación fuerte como el resto de sus compañeros, ¿lo puede condicionar en el futuro el tema de la lesión?
Me parece que le puede quitar esa base tan necesaria, pero conociéndolo bien a Martín, que es un jugador de un físico impecable, no va a tener problemas. Seguro lo va a suplir con lo que genéticamente trae. Obviamente siempre es bueno hacer una pretemporada, aunque en el caso de él, yo creo que no se va a notar tanto. 

Viernes 4 de Septiembre de 2009 | Fútbol Profesional


subir