Ese puesto es mio

La peleó desde abajo y tuvo su recompensa. Nicolás Martínez se ganó la confianza del técnico Blanco y se perfila como titular en el lateral derecho de la defensa. Bien merecido lo tiene.

Por Leandro Saltamerenda (enviado especial)

Su carrera como profesional tiene pocos años de historia, pero es bastante particular. A Nicolás Martínez le tocó debutar un 6/5/2006, en un partido correspondiente a la 18ª fecha del Torneo Clausura de la Primera B Metropolitana. En aquella tarde de otoño frente al Deportivo Armenio, Alejandro Arébalo debió salir lesionado y el técnico Mario Rizzi vio en el chico de las inferiores a su mejor reemplazante. Y, no se equivocó. Porque en una de las tantas situaciones de gol que tuvo el Milrayitas, el reciente ingresado puso el 1-0 parcial y le regaló la primera alegría a su público. Era el sueño del pibe, el estreno perfecto. De ahí en más, el juvenil se quedó con el puesto y fue uno de los futbolistas con mayor presencia durante el ascenso de Los Andes a la B Nacional. Sin embargo, en el último tiempo todo cambió. El defensor pasó de ser un recambio muy utilizado a ni siquiera estar convocado dentro del banco de suplentes. Por eso, después del visto bueno del entrenador Luis Blanco, Nico desestimó la posibilidad de un préstamo y se quedó en el CALA para recuperar terreno. Y lo logró. Es que en los cuatro amistosos disputados en la Costa Atlántica, Martínez se adueñó del lateral derecho y parece que no quiere soltarlo…


¿Cómo se están preparando para el inicio del torneo?
Muy bien. La verdad estamos haciendo un gran trabajo y la pretemporada fue durísima. Lo importante es que se está armando un plantel muy lindo, unido y todos estamos tirando para el mismo lado.


El golpe del descenso ya parece haber pasado, ¿cómo está el grupo desde lo anímico?
Y, fue un dolor muy grande y nadie lo esperaba. Pero bueno, eso ya quedó atrás. Ahora hay que mirar para adelante y ya tenemos en la cabeza que debemos ascender. Estamos obligados a pelear ahí arriba, y ojalá que este año se nos dé y podamos subir de nuevo.


Se está hablando mucho de la necesidad de Los Andes de volver al Nacional, ¿es una presión muy fuerte para ustedes?
No, no, presión ninguna. Tenemos que estar tranquilos, acá hay que jugar y los partidos después se nos van a ir dando. Esa urgencia la tenemos que dejar de lado y mentalizarnos en ir de a poco.


Todo hace pensar que en este torneo algunos chicos del club van a tener más de lugar dentro del equipo. ¿Cómo te sentís vos?
Y, personalmente hace ya un año que no tengo mucha continuidad. En realidad, no jugué casi nada y eso es duro. Así que sé que este semestre voy a tener una oportunidad y ojalá pueda aprovecharla. Eso es lo que estuve buscando tanto tiempo.


Cuanto importante debe ser para un jugador que el cuerpo técnico le demuestre confianza…
Sí, seguro. Estoy muy agradecido de que confíen en mí, porque tuve la posibilidad de hablar con el entrenador y me dijo que en mi posición no iban a traer ningún refuerzo. Ahora está en mí no defraudar y dejar todo en cada partido.

 


 

Jueves 30 de Julio de 2009 | Fútbol Profesional


subir