''Acá hay mucho hambre de gloria''

La palabra de Luis Blanco en una nota a solas con nuestro sitio oficial. "Tenemos que estar preparados para luchar de entrada en los primeros puestos", explicó el entrenador. Clarito y al pie...

Por Leandro Saltamerenda (enviado especial)

¿Cuáles son las primeras conclusiones que se pueden sacar de esta preparación  de cara al inicio de la Primera B?
Buenas, más allá de que no nos ayudó el clima, creo que estamos entrenando muy bien. Hay una buena predisposición, han llegado los refuerzos, las cargas de trabajo son las estipuladas y en lo futbolístico de a poco vamos a ir ganando ritmo. Todavía falta bastante, pero va a ser clave lo que suceda en los próximos amistosos.


Tanto desde el cuerpo técnico como de la dirigencia se ha hecho un esfuerzo muy grande para realizar esta pretemporada en Mar del Plata, ¿se siente esa presión?
Yo no sé si llamarlo presión, yo creo que Los Andes es un equipo grande, un equipo que está en Mar del Plata haciendo una pretemporada al nivel de los clubes de Primera División. Esto a nadie le tiene que extrañar, y tal vez mereceríamos estar en otra división. Pero bueno, esta es la realidad, y a la vez tenemos la posibilidad de entrenar o cenar donde pueden hacerlo Chacarita, Atlético Tucumán, Arsenal, Banfield. Entonces me parece que estamos bien encaminados y el jugador lo ve, siente ese esfuerzo de la dirigencia. Cada futbolista mira al refuerzo que llega y se va mentalizando que el proyecto es serio. Acá hay que lograr un objetivo, tener el compromiso de devolver a la institución a la B Nacional. Y ellos se van dando cuenta de que se está armando un equipo de mucho carácter y energía. Acá hay mucho hambre de gloria, y dios quiera que se pueda cumplir.


Dijiste que estabas conforme con los refuerzos, ¿cómo ves al plantel en forma integral?
Muy bien. Tenemos un grupo corto, pero muy equilibrado en todos los puestos. Mi idea es darles la posibilidad a todos los chicos que están hace ya más de un año y medio en Primera y no tuvieron la continuidad que se merecen. Necesitamos jugadores protagonistas, y creo que eso es lo importante. Nos tenemos que cuidar mucho entre nosotros y saber de que va a haber una competencia sana. De esta manera vamos a poder crecer como equipo, y esperemos que podamos plasmarlo en el campo de juego y en la tabla.


A veces no es facil individualizar, pero ¿te sorprendió algún jugador en esta convivencia del día a día?
No, si me sorprendieron, me sorprendieron todos. Creo que la actitud es generalizada. Todos están tirando para adelante, dejan hasta lo último en cada entrenamiento, y eso es bueno porque a partir de ahí hay un compromiso que van asimilando.


Y, de esos futbolistas que tal vez no se conoce tanto, ¿qué se le puede decir al hincha de Los Andes?
La verdad. Algunos son conocidos, y otros no tanto en Buenos Aires, pero sí en el Interior. Y si ellos vienen a jugar a nuestra provincia es porque quieren triunfar y seguramente no van a querer dejar escapar esa posibilidad. Así que decirle al hincha que se está trabajando bien, se está mentalizando como para que el equipo en esta divisional sea un ave de paso nada más. Nosotros no pudimos mantener la categoría, pero nunca renunciamos al sacrificio, a los ideales. Y esto sigue. De repente, paramos un mes y Los Andes sigue en camino, con ganas de recuperarse lo más rápido posible. Cuando pensamos que el torneo es largo, esto se va a ser corto y tenemos que estar preparados para luchar de entrada en los primeros puestos.


A diferencia del plantel que tocó agarrar, uno puede pensar que tenés mucho más recambio…
Sin desmerecer a los jugadores anteriores porque han logrado un buen nivel, de repente hay un grupo más compacto, más equilibrado en cada posición. Esto que implica que los recambios no se sientan tanto. Si vos tenés jugadores suspendidos o con alguna lesión, es más facil pensar en su reemplazante. Tal vez hay menos cantidad, pero más calidad.


A simple vista se ve un equipo joven, pero con varios futbolista de experiencia. ¿La clave de este Los Andes es mezclar las edades?
Sí, porque a veces la experiencia no te da la edad, si no la cantidad de partidos que jugaste. Por ejemplo, yo tengo jugadores como Becica o Rivero que vienen de jugar varias finales con Racing (Córdoba), siendo mucho más chicos y tienen 22 y 23 años, respectivamente. Entonces esa juventud más los jugadores de jerarquía nos va a servir muchísimo. Esperemos que sea la sociedad perfecta.


Vos tuviste algunos ofrecimientos de otros equipos, ¿por qué elegiste el desafío de quedarte acá en este club?
Sí, es verdad. He tenido propuestas de la B Nacional y  tal vez, por lo que se jugó en la Promoción o el tiempo que quedaba, no era lo que uno quería. Creo que Los Andes se merece seguir en un proyecto, por esta línea. Veníamos jugando en gran nivel, y si bien no lo pudimos hacer en los últimos partidos, me parece que demostramos con el 62% de los puntos que el equipo estaba en crecimiento. Es lógico que no nos alcanzó, y dolió mucho. Pero esa continuidad era necesaria. Es como que me quedé con esa espina de no haber podido lograr el objetivo. El hecho es que la revancha la necesitamos los dos. Yo creo que yo necesito a Los Andes, y Los Andes también necesita a este cuerpo técnico. Si mantenemos las cuatro patas en orden, es decir club, dirigentes, cuerpo técnico y jugadores, vamos a estar muy cerca de acariciar el éxito.


Va a ser tu primera vez en la B Metropolitana, ¿cómo te imaginás esta estadía en la divisional?
No, este deporte es igual en todos lados. Obviamente que yo no estoy acostumbrado a la B y sé que no es lo mismo que la B Nacional. Pero hay jugadores para pelear, para luchar, para ser fieras adentro del campo de juego y también para jugar al fútbol. Más que nada estoy ansioso porque quiero que pase el tiempo lo antes posible y así salir a afrontar el primer partido.


Si uno analiza esta categoría y ve las necesidades que tiene Los Andes, ¿se puede pensar que es mucho más difícil que la B Nacional?
Todos es complicado. Acá hay que mantener el equilibrio y saber bien cuál es el objetivo. No podemos renunciar nunca al sacrificio y tampoco amedrentarse si viene éste o aquel equipo. A medida que vayamos agarrando confianza y madurez, evidentemente vamos a estar más sólidos y pelearemos por la meta que nos propusimos.


Si tendrías que decirle alguna palabra de aliento al público del Milrayitas, ¿cuál sería?
Qué nosotros estamos trabajando muy bien, estamos haciendo todo el sacrificio necesario para volver a la B Nacional. Los dirigentes nos dieron la posibilidad de estar otra vez con Los Andes, y esperemos no fallarles. Realmente yo ví un cambio de mentalidad en el hincha. Ellos se dan cuenta de que este equipo trata de jugar bien al fútbol, que mete, que corre y esperemos que siga de la misma forma. Ellos son tan o igual de importantes que todos nosotros. Esto es una familia y cada uno tiene su obligación.

Sábado 25 de Julio de 2009 | Fútbol Profesional

subir