Hora de patear

En la práctica del jueves por la mañana hubo fútbol en cancha de césped sintético y muchos remates al arco. Y, hay que buscar la forma de combatir el mal tiempo...

Por Leandro Saltamerenda (desde Mar del Plata)

Ya empezó el tercer día de trabajos en la Costa Atlántica. Como consecuencia del mal estado del tiempo, el conjunto dirigido por Luis Blanco debió entrenarse nuevamente en un predio cerrado. ¿Volvieron a trabajar en el Nautilus Club? No, esta vez se eligió el complejo Green Park, un lugar con cancha de césped sintético y para nueve jugadores. De esta forma, el cuerpo técnico aprovechó mejor las dimensiones y pudo ver en acción a varios jugadores. Es lógico que la prioridad sea hacer algunos amistosos, pero cuando las condiciones no están dadas hay que buscar otras opciones.
Después del desayuno, los muchachos se subieron al micro y realizaron el séptimo entrenamiento de la semana. Como ya es una costumbre, el preparador físico Marcos Conenna diagramó una entrada en calor muy variada, y después de ello se llevó a cabo tareas de definición. Sí, a los arqueros les llovieron pelotazos de todos lados. ¿Quiénes fueron los de mejor puntería? El cordobés Rivero, el Pato Ferrantino y los goleadores Avalos y Giménez. Claro, estos dos últimos tienen el arco entre ceja y ceja…
Una vez concluidos los ejercicios de remate, el entrenador Blanco diagramó un triangular en espacios reducidos. ¿Los objetivos? Jugar con intensidad, a dos toques y probar mucho desde media distancia. Y el que mejor entendió el mensaje fue el equipo Amarillo, ganador de la mañana en definición por penales.  ¿Cómo estaba integrado? De la siguiente forma: Luciano Díaz; Gastón Samudio, Ignacio Celaya, Alejandro Friedrich; Cristian Vega, Matías Raposo, Leonardo Fino; Luis Rivero y Daniel Giménez.
Ahora, la delegación del Milrayitas disfrutará del descanso y en horas de la tarde cumplirá con el segundo turno. Esperemos que tenga el visto bueno del tiempo…

Jueves 23 de Julio de 2009 | Fútbol Profesional

subir