Kopriva a la cabeza

El flamante entrenador Juan Carlos Kopriva dialogó con el Sitio Oficial en su llegada al club y remarcó que es fundamental recuperar la confianza del jugador. "Tocarle la fibra, hacerlo reaccionar y que vuelva a creer", apuntó.

¿Cómo viviste las horas previas a tu llegada a Los Andes?

Con una sensación rara porque a la mañana entrené con Colegiales y un rato después me llegó el mensaje de la persona que estaba hablando por mí que se había resuelto. Encima en el medio salió una información que había arreglado y no era así. Solamente había tenído un acercamiento y yo quería que sea diferente. Ni siquiera pude despedirme de todos los jugadores como hubiese querido, pero bueno, ya tengo la camiseta de Los Andes puesta y tendré que trabajar para revertir ésta situación. La verdad que hoy no pienso en los resultados, simplemente quiero consolidar un equipo de fútbol y tratar de hacerlo competitivo para estar a la altura de los rivales de la categoría. 

¿Pesaron más tus ganas por el desafío personal que el presente que estabas atravesando en Colegiales?

Y la verdad es difícil analizarlo. Si me dejaba llevar por el sentimiento no se qué hubiera pasado. A veces uno las cosas las hace y punto. Lo que sí estoy seguro es que no me arrepiento de nada. Si vine acá, y arreglé por un año es por el convecimiento que tengo de lo que podemos sacar adelante. Ahora será cuestión de convercer a los jugadores y después a los dirigentes y los hinchas. Yo apuesto por un proyecto a largo plazo y ojalá sea con Los Andes en la B Nacional. Se que es muy corto el margen por las fechas que quedan y no es abrir el paragua, pero lamentablemente no depende solo de nosotros. Por más que ganemos los 9 partidos nadie nos garantiza que nos vamos a salvar, pero vamos a intentarlo.

En la intimidad se notaban tus ganas de dirigir al club por el paso que tuviste como futbolista...

Sí, una sola vez había tenido la chance de venir y después quedó todo en la nada. Pero internamente sabía que en algún momento de mi carrera podía darse ésta oportunidad. Se que es un club que la gente me ha respetado siempre. Cuando dirigí en contra notaba ese apoyo por lo que dí como futbolista y ojalá pueda hacer algo parecido como entrenador. No se si tanto por los resultados porque te puede ir regular, bien o mal. pero no puedo resignarme en buscar la personalidad de un equipo. Yo quiero que Los Andes juegue como la gente pretende, pensando en el arco rival y sin regalarse. La B Nacional es una categoría muy difícil, con partidos jugando en el Interior permanentemente y donde la localía se siente de verdad. Entonces, yo quiero encontrar eso: un equipo que imponga respeto en todas las canchas. Lo hablé con los jugadores, me dijeron que están dispuestos a revertir esto y trataré de ayudarlos desde mi lugar.

El entrenador siempre necesita tiempo para trabajar con el plantel y vos ahora te encontrás con cuatro entrenamientos por delante y tenes que salir a la cancha, ¿debes apelar a la "revancha inmediata"?

Sin dudas. Yo tengo que convencer al jugador que él tiene que volver a confiar en su capacidad. Por más que la tabla diga lo contrario, lo que pasó ya está. Eso sí, si hago un análisís y se los muestro, seguramente si lo tienen que volver a vivir no cometerían tantos errores como lo están pagando ahora. Pero bueno, a veces la vida no te da esa revancha. Hoy tenes un margen de error muy pequeño y tenes que dar lo que te queda. Por lo menos para saldar esa deuda personal, que hay algo más para dar. Ojalá que en estas 9 fechas podamos sacar lo mejor de cada uno y el deselance sea otro. Sinceramente los ví con ganas y tienen que convencerse de que pueden hacerlo. Hoy les decía a los delanteros que el arco vuelva a tener 15X15 en lugar de 2X2 y el arco nuestro, en vez de medir 12X12 que sea de 4X2 o 4X1, mejor, para que no sea tan alto... Porque cuando vos estás bien te da la sensación que podés jugar contra cualquiera y le vas a ganar. Y si venís mal, al revés. Con un error la vas a buscar adentro. La cabeza juega mucho y hay que entrarle al jugador por ese lado: tocarle la fibra, hacerlo reaccionar y que vuelva a creer. Lamentablemente si ellos no confían en ellos mismos, estamos listos. Por algo integran este plantel y están jugando en la segunda división del fútbol argentino. Ahí hay que apuntar. Tienen 9 fechas para demostrar y demostrarme que están capacitados para sacarlo adelante.

Logicamente tu mensaje tiene que llegar al jugador pero, ¿qué le dirías al hincha de Los Andes?

Les pediría que si quieren hacer algo es que apoyen. Hoy seguramente lo peor que le puede pasar al jugador al entrar a la cancha es que lo puteen. Yo lo he vivido y algunos tienen la personalidad para agrandarse en esa situación y animarse a jugar. Pero la gran mayoría les cuesta más y no quiere decir que no lo vayan a hacer. A veces hay compañeros que le hablás mal y lo bajoneas, y otros al revés. Somos todos personas distintas, con distinto cáracter, pero si hay algo que tenemos que hacer es respetarnos. Respetar lo que hacés, respetar a la gente y vos como jugador hacer que el hincha se sienta identificado. Después el resultado final la gente lo termina valorando en la actitud que ponés. Te pueden perdonar que te equivoqués, que te pierdás un gol, pero nunca que no dejés todo. Eso te lo van a reclamar siempre. A veces prefieren que jueguen 11 kamikazes, que se tiran de cabeza y no un exquisito, que por ahí en una jugada te puede hacer algo diferente y no deja la piel. Pero yo creo que necesitás de todos: de los habilidosos, de los que meten, de los que raspan. Si logramos unir a todos y entendemos que cada uno es necesario desde su lugar podemos armar algo importante. 

Miércoles 20 de Febrero de 2019 | Fútbol Profesional

subir