Recuerdos del último recital de Sumo

Mientras esperamos el evento del próximo 10 de noviembre revivimos la despedida de la banda, dos días antes de la muerte del líder del grupo, Luca Prodan. Te lo cuentan dos socios de Los Andes: Emiliano y Pablo.

Por Leo Torresi

El 20 de diciembre de 1987, Sumo tocó en la cancha de Los Andes, en un show compartido con Los Violadores. Fue el último show de Luca Prodan, que murió dos días después y se transformó en la leyenda, que, en gran parte, ya era.

Una noche inolvidable (y muy rara). Así persiste en el recuerdo de Rolo Rodríguez, un amigo de la banda que esa noche estuvo en el vestuario con los músicos. Ahí fue la última promesa del Pelado: "Bueno, bueno, tanto hinchar con esto. Mirá, te doy mi palabra de que esta es la última vez que lo tocamos, no lo vamos a tocar nunca más”, le dijo a Ricardo Mollo sobre Don’t turn blue, un tema que siempre había tenido problemas técnicos y no les salía bien. Para Rolo fue un señal, entre otras. Por ejemplo, que antes de terminara de tocar Fuck you, anteúltimo tema de la lista, lo volvió a cantar de la mitad al final, “algo que nunca había hecho”. Después tocaron Day tripper, clásico de los Beatles, y adiós. "Luca se quedó solo, los músicos se bajaron y él se quedó mirando el césped, con la mirada perdida. Me llamó la atención porque él siempre se iba cuando la banda estaba tocando y esta vez se fue último él”, contó Rolo en una entrevista con la Agencia Universitaria de Noticias y Opinión.

La noche no había empezado del todo bien. Hubo una pequeña escaramuza con el personal de seguridad que controlaba la puerta y no quería dejar entrar a Luca porque tenía una botella de ginebra en la mano. “Muchas veces lo confundían con un indigente”, dice Rolo, que presenció la discusión. Los compañeros explicaron que el de la botella pelado era el cantante y así pudieron entrar todos.

Luca estaba con su sarcasmo habitual, de buen humor, cero agresivo, aunque consciente de que físicamanete estaba débil. En la cancha había poca gente (algo más notorio por la dimensiones del Gallardón). A las 21.30 empezó un show que fue, según Rolo, fue "uno más, con la potencia de siempre".

Uno más, pero el último. Con la potencia de un siempre que fue un nunca más. Como espectadores, ahí estaban Emiliano Renzulli Pablo Varela, hinchas y socios de Los Andes. Varela, historiador del club, busca en su memora el dato. Cree que no había más de 800 personas. Otros testigos dicen que habpia muchas menos. Renzulli recuerad que la baja convocatoria lo soprendió. Pero lo que más le llamó la atención fue la salida de Luca. Lo vio atravesar la platea para ir al vestuario y prepararse para salir al modesto escenario: “Yo no lo podía creer, al ser mi primer recital esperaba que los músicos salieran de una forma espectacular, con fuegos artificiales ¡Pero pasaron adelante mío!” Varela estaba en la tribuna Boedo. Después abrieron las puertas y se movió al campo. “Había poca luz, se veía muy mal”, se acuerda. Sobre el show: “Tocaron todos los hits, no había un clima muy rockero, pero cuando hicieron el tema ‘Fuck You’, Luca pidió hacer de nuevo la canción, la gente deliraba. Me acuerdo sus palabras en ese tono particular de él: ‘Esta salió buenísima, vamos a hacerla de vuelta’. La gente se volvió loca".

Entradas anticipadas en venta. El próximo 10 de noviembre habrá un homenaje a la legendaria banda de la mano de La Hurlingham Music. Las localidades cuestan 100 pesos y pueden conseguirse en las oficinas del Gallardón y la Sede Social. En Capital Federal:

Populus Grow Shop - Av. Alvarez Jonte 4177 (Floresta)

Little JahMaica - Helguera 342 (Flores)

Sábado 27 de Octubre de 2018 | Info Diaria

subir