Color local

Algunas apostillas para no dejar pasar. Mucha lluvia en Lomas, las visitas de lujo de Fito y Luppa, y los 500 partidos del Beto en Primera. A ver que nos cuenta nuestro amigo García...

Por Pablo García

LA LLUVIA NO QUIERE PARAR: en la antesala del partido, el chaparrón no cesaba y, a eso, se le sumaba el frío. Muchos tomaron fuerzas, algún paraguas o piloto y fueron a alentar al CALA. Ahí es donde se encontró el calor: cuánto más fuerte llovió, más alentaron los hinchas Milrayitas. Mientras, ¿qué pasaba en cancha? “A mí la lluvia no me inspira”, cantaba Antonio Birabent, hijo de Moris, hace quince años. Nada de eso le ocurría a los jugadores: en pocos minutos el Kily nos hizo sacudir fuerte el paraguas, cuando gritamos la ventaja de Los Andes. Y explotamos de alegría cuando de Martín rompió la paridad. En el entretiempo se preguntó más dónde estaba el cafetero que las variantes en el promedio de descenso de producirse una victoria de Almagro o Talleres…
Con las zapatillas y las medias empapadas, el frío hizo mella en cada simpatizante que no dejó de cantar para apoyar al equipo y entrar en calor. Cada situación desperdiciada por el Milrayitas fue una amargura para nuestros hinchas ¿Por qué? Comenzaría el sufrimiento y no por grandes virtudes de la visita. Tantos centro de los sanjuaninos hizo que sobre el final se no congelara el corazón. Un pelotazo cayó en el área y el 6 del Verdinegro, Maximiliano Herrera, convirtió… pero bajó la pelota con la mano y se ganó la segunda amarilla. El alma volvió al cuerpo y la ilusión regresó con más calor que nunca y en pie. Seguimos cantando y bailando bajo la lluvia, como Gene Kelly, Debbie Reynolds y Donald O'Connor, porque el sueño de quedarse en la categoría está más cerca…


INVITADOS DE LUJO: estuvieron presentes Leonardo Luppino y Rodolfo Della Picca, quienes fueron partícipes y protagonistas del último ascenso Milrayitas. Ambos fueron bien recibidos por dirigentes, allegados e hinchas con quienes mantuvieron conversaciones ¿Qué es de la vida de estos dos íconos del ascenso? Della Picca, padre de esta criatura en la B Nacional, acaba de salvar del descenso directo a San Telmo y tendrá que disputar un partido final frente a Flandria para evitar disputar la promoción. En cambio, Luppino, que juega en Nueva Chicago, clasificó al Octogonal para llegar a una Promoción.


SIGUE CUMPLIENDO: El Beto Yaqué, que ya festejó sus 20 años en primera, cumplió 500 partidos en Primera División, de los cuales 67 fueron con la camiseta del Milrayitas. El eterno goleador fue, como siempre, pura voluntad, y pudo tener premio. De tanto acosar y perseguir a los defensores visitantes, el 9 ganó una pelota en el área y la picó ante la salida de Pocrnjic, que evitó con un manotazo que el Beto festeje. Hubiese sido la frutilla para celebrar con todo. Seguramente, habrá otra oportunidad…

Sábado 30 de Mayo de 2009 | Fútbol Profesional


subir