Tuvo su recompensa

La Reserva de Los Andes perdía con Chicago y se quedaba injustamente con las manos vacías. Sin embargo, en la última jugada de la tarde, el defensor Nicolás Prieto encontró el desahogo con un cabezazo y puso el 1-1 definitivo. Prohibido claudicar...

Puede ganar, perder o empatar. Pero bajar los brazos jamás. En un partido que lo tuvo como protagonista y lo encontró abajo en el marcador por esas cosas que tiene el fútbol, la Reserva de Los Andes volvió a dar una muestra de caracter y de tanto buscar la igualdad llegó la recompensa. Y en el último minuto. Desahogo muy merecido...

La actuación de nuestros chicos fue de mayor a menor. Quizás no mostró la contudencia de Platense, pero la intensidad fue la misma de los partidos restantes. El Torito de Mataderos, con algunos profesionales entre sus titulares, se puso en ventaja por un zapatazo de afuera del área y Lomas debió remar en la adversidad.

Las jugadas que había tenído en el arranque se fueron diluyendo con el paso de los minutos y hubo que esperar hasta la segunda mitad para gritar. Después de varios ataques frustados, en el tercer minuto de adicional llegó un centro desde la izquierda y el Chueco Prieto sorprendió a todos para ganar en las alturas y convertirse en el hombre más buscado a la hora de los abrazos. Gol y empate más que merecido para este Los Andes que nunca claudica...

El 11 inicial de Negro Luqui y Fede Caglieri fue Ignacio Bustamante; Johann Díaz, Calderon Zavala, Martínez Lotto, Prieto; Ulises Ortegoza, Gianluca Caruso, Mariano Coria; Alexis Escobar; Angelo Ibarra y Rodrigo Trejo. Luego ingresaron Fernando Ferre, Braian Gil y Agustín Bressi (terminó jugando de 9).

Miércoles 26 de Septiembre de 2018 | Fútbol Reserva

subir