Una de Piratas

Vivimos la previa del partido ante San Martín (San Juan) con Adrián Czornomaz, autor de tres goles en aquel histórico 7-1 sobre el Verdinegro. Como olvidarlo...

Por Leandro Saltamerenda

Siete fueron los gritos de gol en aquella noche del 2 de marzo de 1996. Los Andes derrotaba por primera vez en la historia a San Martín (San Juan), y lo hacía con un contundente 7-1. Con ese triunfo, el Milrayitas alcanzaba la segunda goleada más amplia en la B Nacional (la primera fue ante Unión de San Juan por 9-0, en la Temporada 1986/87), y de yapa daba un paso muy importante en su lucha por no descender. Y, justamente, el hombre más destacado de esa victoria era Adrián Czornomaz, autor de tres tantos. Claro, el Pirata, el que alcanzó cinco conquistas ante Gimnasia y Tiro de Salta,  y logró el record de mayor cantidad de goles en un mismo partido en esta divisional. ¿Cómo olvidarse de él? Si con 53 festejos en solo dos campeonatos (1995/1996 y 1997/1998) se convirtió en el noveno goleador de la historia del club. Entonces, ¿qué mejor que este temible delantero para revivir ese 7-1 al Verdinegro?

 

¿Qué recordas de aquella noche soñada frente a San Martín (San Juan)?
Y, fue algo muy lindo porque no siempre podes hacer tres goles y tu equipo alcanza una victoria tan abultada. Además me acuerdo que nosotros estábamos en una situación complicada, y esa goleada nos terminó de alejar definitivamente del tema de los descensos. Después nos quedaron tres o cuatro partidos más, y los pudimos afrontar de una manera diferente. Y, a mí también me sirvió para coronar la temporada como el goleador del campeonato.


Convertiste muchos tantos con la camiseta de Los Andes y, justo ante el Verdinegro festejaste en 7 oportunidades, ¿era un rival especial o mera casualidad?
No, simplemente el equipo andaba bien, y a mí me tocaba marcar seguido. No era nada personal, ja. Es como que se me abría el arco frente a ellos, pero nada más.


Con el paso del tiempo, ¿qué hay para destacar de ese plantel?
Era un equipo aguerrido, con buen juego. Empezamos la temporada con la dupla Brown-Pumpido y los resultados no se daban. Después llegó Jorge Ginarte y con el cambio de entrenador mejoramos mucho. Teníamos grandes jugadores, como Gilmar Villagrán, el Galguito Dezotti, el Coqui Raffo, Cachito Córdoba, el Loco González y muchos más. La verdad que todos sabían dónde estaban y ayudaron para sacar adelante una situación muy difícil.


En lo personal, ¿qué significa ser uno de los máximos goleadores de la historia de una institución como el Milrayitas?
Y, es un orgullo. Jugué solo dos temporadas y marqué casi 60 goles. Es uno de los clubes donde me trataron con mucho respeto, y los hinchas siempre me demostraron cariño. Por eso sé que algún día voy a volver a Lomas. Ahora soy técnico y estoy trabajando con Leonardo Madelón en Gimnasia (La Plata), pero en el futuro seguro que éste va a ser un desafío que quiero afrontar.


Desde afuera, ¿cómo se ve este presente difícil que le toca vivir al club?
Y, yo sigo la campaña, la verdad es esa. En estos últimos partidos se venían dando los resultados, y con Olimpo me sorprendí. Creo que nadie lo esperaba, y me llamó mucho la atención. Pero ya está, ahora con los sanjuaninos ojalá que se pueda volver al triunfo. Los Andes se merece estar más arriba, y depende exclusivamente de sí mismo. Así que esperemos que pueda salvar la categoría.


¿Qué es lo que más te sorprende de este Los Andes?
Es un equipo que intenta jugar, tiene jugadores de buen pie y cuenta con dos grandes goleadores que no cualquier club los tiene. Tal vez está sufriendo más de la cuenta, porque a veces posee desatenciones que son características de un grupo que está peleando el descenso. Yo sé lo difícil que es luchar la permanencia. Lo viví como jugador, y también nos tocó afrontarlo con Madelón en Primera División, ya sea en Central o Gimnasia (La Plata). Cuando uno está en una situación muy apretada sufre muchísimo. Por eso hay que tomarlo con tranquilidad, y sabiendo de que se tienen que hacer las cosas de la mejor manera.


Y, ¿cuál sería tu mensaje al público del Milrayitas?
Hoy por hoy que vayan a la cancha a alentar al equipo. Los Andes siempre se caracterizó por tener una hinchada muy seguidora y que apoya en todo momento. Entonces les diría que no se vuelvan locos con los jugadores, porque hay una carga emocional muy grande cuando jugás este tipo de partidos. Así que hay que alentar, hay que alentar hasta el final…

 

 

 

Miércoles 27 de Mayo de 2009 | Fútbol Profesional


subir