''Este equipo sabe que puede''

En la previa del partido con Platense, el entrenador Luís Blanco analiza el presente del Milrayitas y habla de todo. Un mano a mano para no perderse.

Por Leandro Saltamerenda

 

En este momento, Los Andes está viviendo horas decisivas, ¿cómo está grupo en la previa de este partido con Platense?
Bien, sabemos que estamos en una etapa final y ahora quedan los que realmente desean quedarse. Así que pese a la derrota del otro día estamos con un buen estado de ánimo y con muchas ansias de querer ganar, de querer salir de esta situación. Sabemos que depende de nosotros y no podemos quedarnos con eso. Hace un tiempo atrás estábamos en el fondo del mar y el presente dice que estamos en la promoción, con mucha suerte de salir de ella.


¿Cómo repercutió la caída con Olimpo?
Y, la verdad que no era esperada. No estamos pensando que podíamos dejar puntos en el camino. Para nosotros un mal resultado hubiese sido un empate, pero ya está. Por eso hay que jugarlos los partidos. Cuando pensábamos que el más difícil lo dábamos por perdido, lo ganamos con fútbol, con hombría y mucha actitud. En cambio, en el otro no supimos aprovechar la situación y manejar las acciones. Esto es lo mismo cuando te dicen “vamos a conocer Roma”, y te llevan a la Costanera. O sea no es la misma motivación. De repente nos pasó eso, y sin menospreciar al rival, porque Olimpo es un equipo grande, que bajó de Primera hace poco tiempo y tiene buenos jugadores. El tema es en la circunstancia que nosotros estamos. Como con Tallares luchamos mano a mano jugamos de una forma, y con Olimpo no. Nos faltó contagiarnos y tener ese estado que tenían ellos. 


En la semana estuviste trabajando bastante con el equipo, ¿sentís que hubo algunas fallas?
No, lo veo bien, los veo con muchas ganas de tomarse revancha. Este equipo sabe que puede, porque quedó demostrado de que puede. Va a depender de nosotros, de lo que quiere Los Andes. Si nosotros lo queremos ganar, lo vamos a ganar. Y si entramos con cierto temor, seguro que se nos va a complicar el partido. Es así. Para triunfar hay que dejar todo, y por eso, a veces uno trata de poner de entrada a los jugadores que más corren, los que meten, los que no te dejan respirar. Esto es para que el trabajo sucio de los primeros 45 minutos se vea reflejado en la cancha, y después poner a aquellos futbolistas que puedan hacer la diferencia con el buen pie. Pero todos están con muchas ganas de jugar y para un entrenador es muy bueno.


¿El ideal sería tratar de repetir la actuación que se mostró en Córdoba?
Sí, tampoco van a ver muchas variantes con respecto a ese equipo. Que esté Acosta Cabrera junto a Yaqué en la delantera nos va a dar mucha más movilidad, y si ellos vienen con una línea de tres vamos a tener más espacios y podemos quedar mano a mano con la defensa contraria.


Se van a encontrar con un Platense golpeado, ¿dónde crees que va a estar la clave del partido?
Yo creo que son dos equipos que no llegaron a encontrar en todo el torneo lo que buscaban, su identidad. Pero creo Los Andes insinuó más e insinúa encontrarla en estas fechas, o al menos desde que uno está. Venimos buscando una recuperación anímica y de muchos jugadores que no estaban pasando un gran momento. Así que seguramente este equipo va a ser pesar la camiseta en algunos jugadores de Platense, porque Los Andes es un grande y cuando un grande entra en un campo de juego se hace sentir. Eso nos va a ayudar muchísimo, y obviamente que también la actitud de los jugadores. 


¿Es especial este encuentro para vos? ¿Qué significa enfrentar a Platense?
No, nada. Con Platense he tenido una historia muy linda y muy buena, pero hoy tengo la camiseta de Los Andes puesta. Para mí eso es fundamental, ya que este club me abrió las puertas de su familia y yo no les puedo fallar. Yo le quiero ganar a Platense como sea. Una porque soy así y otra porque soy un profesional. Me entrego el 100% a mi equipo, y especial va a ser si Los Andes gana. Eso va a ser lo más lindo que me pueda pasar este domingo.


Hace poco tiempo que estás al frente del equipo, ¿hiciste un pequeño balance de este ciclo?
Y, si uno piensa, el balance es positivo. Pero yo siempre soy muy exigente conmigo mismo, o sea creo que podríamos haber mejorado más todavía. También uno no tiempo. A veces me hago las preguntas, y al instante me contesto y me doy cuenta de que todo no se puede.  Vos sabes que tenés que echar mano a la obra, tenés que hacer cirugía. Es como que estás en la guardia de un hospital y no podés dejar pasar ningún minuto. Si tenés que operar, a veces ni esperas al anestesista. Acá es lo mismo, se te viene el fin de semana y tenés que jugar. Hubo que hacer un trabajo muy sofisticado, muy puntual. Tuvimos que levantar a los muchachos desde la parte anímica, recuperarle la confianza, el manejo del grupo, el compromiso, la entrega.  Fueron muchas cosas que lo dejan a uno sin acordarse de que tiene que almorzar o cenar.


¿Hay algo que te sorprendió más de la cuenta de este plantel?
Sí, los jugadores han tomado muy rápido el mensaje y eso no es facil. Ellos aportaron muchísimo para que esto salga adelante. Si el técnico no les llega seguramente no van a encontrar motivación, y realmente, desde ese punto de vista me han sorprendido. Uno lamenta no haberlos conocido antes, porque con este equipo me han demostrado que no hubiésemos estado en esta situación.


En lo inmediato, ¿cómo ves el futuro de Los Andes?
Bárbaro, bien. Yo lo veo festejando, abrazándonos todos y felices de poder haber salido de esto. Y, obvio que en el futuro no tengamos que pasar por este momento. Tendríamos que estar triste, porque no pudimos pelear el campeonato, pero no luchando por no descender. Una institución como Los Andes, lo mínimo que puede estar es en la B Nacional. Después con el paso del tiempo va a lograr alcanzar el sueño de llegar a Primera y no bajar nunca más.

Sábado 23 de Mayo de 2009 | Fútbol Profesional


subir