Color local

Pudimos sobrepasar un nuevo capítulo de esta pasión: Los delanteros volvieron a convertir y Gagliardo salvó el empate sobre el final. El punto destacado es el amor incondicional del hincha que recibió a los futbolistas con un banderazo…

Por Pablo García

A GRITAR GOLES: Sí, y con lo que le costó durante todo el torneo. Los delanteros de Los Andes se destaparon nuevamente y convirtieron por segunda vez en el torneo más de un gol. Lindo centro de González y una espectacular palomita de Ezequiel Cérica para abrir el marcador, siendo el primer gol que convierte entrando entre los 11 titulares. Ahora ‘Pastelito’ se calzó el traje goleador del equipo al cosechar un total de 4 goles y, tras su reemplazo, cambió murmullos por muchos aplausos. Luego, el ‘Toro’ Lenci aprovechó una mala salida de Losada para hacer su tercer gol con la Mil Rayitas y darnos un respiro para establecer la igualdad con un testazo. “Es un alivio que hayan convertido, sobre todo para ellos que viven del gol. Me voy contento por el rendimiento de los dos no solo porque afortunadamente pudieron hacer goles sino por su sacrificio en el trabajo sucio, siendo los primeros defensores nuestros”, dijo el entrenador Gaby Lobos.

LA ÚLTIMA FUE DEL AHORA HISTÓRICO MAXI: “Para ser de Los Andes hay que sufrir!”, repetían una y otra vez desde las tribunas cuando, en la última pelota, All Boys intentó atinar a llevarse los tres puntos. Y los fantasmas regresaban de Mar del Plata para pasearse ahora por Lomas. Llovió el último centro al corazón del área para el remate de volea de Giménez y Maxi Gagliardo pegó un manotazo providencial para salvar el punto sobre la hora. “En la última volada pensé todos los años en el club y el amor recibido. Esto es para aquellos que quieren al club de verdad, que todos los días sufren y tiene ganas de ayudar. En un partido como estos, es muy fuerte lo que pasa por la cabeza de un jugador”, dijo Maxi Gagliardo y agregó: “Hoy jugamos con el corazón porque lo sentimos y queremos el club. Por ahí no seremos los mejores futbolistas y ni yo el mejor arquero pero ponemos mucho sacrificio y huevos por estos colores”. En este sentido, el 1 del Mil Rayitas enumeró su pasaje por el equipo y el sentimiento: “Ya pasaron 5 años en el club; un año y medio en la B Metropolitana, un ascenso y tres años y medio en la B Nacional, donde conseguimos mantener la misma categoría. Por eso me voy muy contento. La gente de Los Andes sabe que la amo, al igual que al club”, comentó Gagliardo, quien se transformó en el segundo arquero que más defendió nuestro arco, tras pasar a Horacio Yonadis (183 encuentros oficiales) en poco más de 100 años de Los Andes: Maxi alcanzó los 185 partidos jugados y ya es el primer escolta de Ciro Barbosa, quien cosecha 255.

LA GENTE SIEMPRE ESTÁ: En la previa al partido, los hinchas realizaron un conmovedor recibimiento al ómnibus con los jugadores y, desde Colombres y Camino Negro, fueron juntos hacia el estadio Eduardo Gallardón. Como siempre, el pueblo Mil Rayitas apoyó incondicionalmente a sus futbolistas. “Gracias por bancarnos y estar siempre. Fue emocionante cuando el recibimiento del micro antes de llegar al estadio. Siempre le he estado agradecido a nuestra gente, tanto como jugador y ahora como técnico, y siempre me ha tratado muy bien y con mucho cariño. Lo único que me sale decir es gracias por estar y apoyar en esta parada brava. Esta alegría se la merece”, manifestó Gaby Lobos.

HOMENAJE A VETERANOS DE LA GUERRA DE MALVINAS: Veteranos de la comisión de Lomas de Zamora que lucharon por la recuperación de las islas recibieron el cálido aplauso del público presente, al cumplirse 36 años del inicio de aquella infame guerra el 2 de abril que tuvo un saldo para nuestro país de 649 caídos y alrededor de 1200 heridos. Uno de los que volvió de aquella tierra remota fue Luis Escobedo, que había partido hacia las islas siendo jugador de las inferiores de Los Andes, para nuevamente defender los colores de nuestro club y a quien el fútbol le sirvió como terapia para enterrar el horror, el miedo, el hambre y el frio que le impregnó aquella guerra y, al mismo tiempo, devolverle la sonrisa.

 

Domingo 22 de Abril de 2018 | Fútbol Profesional

subir