El legado de Rubén

Domingo de emociones fuertes. Fue el primer partido en el Gallardón sin la presencia de una persona que hizo mucho por el club: Rubén Dearriba, fallecido recientemente. Su ahijado Benjamín, quien vino a la cancha, nos hizo sentir cerca de él.

Fue inevitable no mirar hacia el sector de plateas bajas y buscarlo en el descanso más cercano a la Tribuna Portela. Rubén Dearriba, ex presidente interino, vice y socio vitalicio de nuestro club, falleció el pasado 25 de enero y el último domingo ante Almagro, en el primer partido del año en el Gallardón, volvió a hacernos emocionar. 

Ausente fisícamente, pero presente en la memoria y corazón de quienes lo conocimos, Rubén nos dejó el mejor legado: su ahijado Benjamín, quien vino a la cancha y pasó por el local de Lomas Manía a comprar la nueva indumentaria oficial.

Su mujer Anita, también en el estadio junto a su hermana Alejandra y sobrinos, agradeció las muestras de afecto y compartió un mensaje a través de las redes sociales: "Gracias al Club Atlético Los Andes y a los amigos hinchas Mil Rayitas por tanta demostración de cariño y respeto por Rubén". 

Como homenaje en su nombre, además, el primer equipo llevó un brazalete de negro y se realizó un sentido minuto de silencio. Porque Rubén es de esas personas que nunca se olvidarán...

Miércoles 14 de Febrero de 2018 | Info Diaria

subir