El más buscado

Vivimos la previa del partido ante Ferro con Marcos Brítez Ojeda, el jugador del momento. "A Los Andes le debo todo. Ojalá que el día que me toque irme sea para dejar a este equipo en la categoría", explicó Marquitos.

Por Leandro Saltamereda

¿Cómo hay que encarar este partido con Ferro, que también está implicado en la zona roja de los promedios?
Como lo hicimos en los últimos encuentros. Nosotros lo venimos haciendo de igual a igual contra cualquiera, sin importar quien sea el contrario. Por eso hay que hacerlo de esa misma manera, tomando los recaudos necesarios, pero imponiendo nuestro juego. Para sacar adelante el partido tenemos que mostrar esta actitud, estas ganas, este sacrificio.


¿Qué cambió para que Los Andes tenga esta gran levantada?
Los resultados. Influyó más que nada en lo anímico. Con un par de triunfos, la cabeza te trabaja de otra forma, y bueno, estamos sacando provecho de ello. Hay que seguir así, y ojalá que este partido con Ferro no sea la excepción, porque es un rival directo por la permanencia.


Y, en lo personal debes estar muy contento por este momento que estás atravesando…
Sí, pero estoy más contento por el grupo. Porque partido tras partido venimos levantando. Creo que estamos haciendo bien las cosas, y esperemos que podamos seguir así. Todavía estamos a mitad de camino, y nos quedan nueve fechas por delante. Si salimos bien parados, eso nos va a permitir salvarnos de todo.


¿Te imaginábas un presente así y estar en la boca de todos? Porque ahora sos el jugador más buscado de Primera División…
No, la verdad que uno trabaja día a día para mejorar. Pero eso quiere decir que estás haciendo las cosas bien, y tiene que seguir tranquilo, sin marearse ni volverse loco. Acá nosotros tenemos un objetivo muy importante, y recién después del 30 de junio empezaré a pensar en mi futuro. Ahora se dicen muchos rumores, pero yo tengo la cabeza puesta en Los Andes, y quiero que mantenga la categoría.


Además del quite, la distribución de juego, también sos el goleador del Milrayitas con ocho tantos…
Sí, pero para mí los goles no son importantes. Ojó, si convierto bienvenido sea, aunque mi deber es sacrificarme por el equipo, ayudar a mis compañeros. Los delanteros son los que tienen que marcar. Además nosotros tenemos grandes goleadores; está Yaqué, Martín, Acosta Cabrera. Hay muchos jugadores de renombre, que seguramente podrían ser titulares en cualquier equipo y al rival les da mucho miedo.


A pesar de tu corta edad (22 años) muchos te consideran un referente natural del grupo, ¿vos te sentís igual?
No, me siento uno más. Obviamente me pone muy contento que me consideren así, pero yo estoy para ayudar. Estoy muy contento y es algo lindo formar parte de este plantel, porque todos tiran para el mismo lado. Siempre lo voy a repetir. Y, más allá de que muchos nos cuestionen, Los Andes tiene un grupo muy importante, con buenos jugadores y buenas personas, más que nada.


En el día a día siempre se te ve muy pegado a los chicos de las inferiores, ¿es una manera de trasmitirles lo que te tocó pasar a vos?
Es una forma de ayudarlos. Cuando yo subí a Primera, me han protegido mucho. Había jugadores de experiencia, y me recibieron con los brazos abiertos. Eso es muy importante. Y, yo creo que cualquiera tiene que aprovechar ese momento, porque no todos los días te pasan estas cosas. Son chicos que han luchado mucho, y se lo merecen.


¿Cómo viviste el préstamo a Tristán Suárez?
Y, fue un momento duro en mi carrera. Yo había llegado a un acuerdo con los dirigentes, y necesitaba cambiar de aire un poquito. Después me salieron las cosas bien, pude pelear el campeonato, y volví acá por una revancha. Creo que más que nada fue una revancha personal, y me parece que fue positivo. Hoy por hoy estoy disfrutando de este presente, pero no me puedo conformar.


El reconocimiento masivo de la gente y del ambiente debe ser impagable…
Seguro, porque como dije fue como un desquite. Yo no había pasado un buen momento en Los Andes, y ahora estoy muy feliz. La verdad que lo del hincha es increíble, y raro a la vez. Pero eso quiere decir que saben recompensar lo que uno viene haciendo desde hace mucho.


Y, ¿qué significa Los Andes para vos?
Muchísimo. A Los Andes le debo todo. Ojalá que el día que me toque irme sea para dejar a este equipo en la categoría. Gracias a este club estoy pasando un momento muy bueno, y no le puedo fallar. Hace tres meses hablamos con los dirigentes, y pese a tener ofertas para irme, llegamos a un acuerdo, y aceptamos el desafío. Acá está mi compromiso, mi historia se hizo en Los Andes, y por eso quiero cumplir el objetivo de salvarnos del descenso. 

 

Sábado 25 de Abril de 2009 | Fútbol Profesional

subir