Color local

De la vuelta a la titularidad de Lucho Díaz y Fredrich al primer grito de gol del Kily Vega con la camiseta del Milrayitas. Una belleza...

Por Pablo García

OTRA VEZ DE TITULARES: Entre suspendidos y expulsado frente a Atlético Tucumán, Luís Blanco tuvo que apelar a jugadores que no eran titulares desde 2008: Luciano Díaz y Elvio Fredrich. Casualmente, habían visto la roja en el último partido que disputaron. Y, meses después, ambos fueron fundamentales para comenzar a construir el gran triunfo frente al Cervecero. Lucho, que no atajaba desde el encuentro frente a la CAI (28-09-08), fue esencial para mantener el cero en el arco. A los 18´ de la primera etapa, cuando no había tenido trabajo, llegó un pelotazo a los pies del siete cervecero, Diego García. El cordobés se hizo gigante, y tapó el remate cruzado, evitando el grito de la visita. Después, el 1 tomó confianza y consolidó en el complemento. ¿Y Fredrich? Tuvo voluntad, ida y vuelta constante, y se atrevió a quitarle un tiro libre a Marquitos y Gonzalo, que fue buen controlado por el arquero quilmeño, Giordano. Pero mucho antes, cinco minutos después de la atajada de Díaz, el misionero -no jugaba desde el partido ante Atlético Rafaela (04-12-08)- se lanzó a correr por la izquierda y tiró un preciso centro a la cabeza del incansable Yaqué que, luego del rebote, convirtió la apertura del marcador. “Con el Beto, jugamos juntos en Almagro y se que pica siempre al punto de penal”, señaló el blondo volante zurdo. “Patee a tirarla ahí y, por suerte, me salió. También podía salirme a la tribuna. Luego del rebote fue gol del Beto, fundamental para tranquilizar a nuestro equipo y la gente”, se sinceró el ex Gimnasia (LP).

EL PRIMERO DEL KILY: Pasaron 67 partidos para que Cristian Vega cante el primer gol con la camiseta milrayitas. Repetía una y otro vez que había convertido en todos los equipos que participó. Y, hoy lo hizo en Los Andes para mantener su estadística. Sí, estuvo cerca la semana pasada cuando, tras el mano a mano ante Britez Ojeda y el rebote del arquero tucumano, la tiró desviada con el arco desguarnecido. Pero, frente a Quilmes, reemplazó a Gustavo Arce -apenas media hora de juego- y tuvo su tiempo de revancha: Castagnino cruzó la pelota, Giordano despejó a un costado y el Kily aprovechó el rebote y no perdonó. “Estoy muy contento por haber metido el primer tanto en Los Andes. Me pone mucho más contento en lo personal, porque hacía mucho que no convertía un gol y sirvió para que nos quedáramos con los tres puntos”, manifestó el lateral derecho. Respecto de la actualidad del equipo dijo: “tenemos que seguir por esta senda. Este es el camino para quedarnos en la categoría, aunque Los Andes ya demostró que está para luchar mucho más arriba y no entre los últimos puestos”.

Sábado 18 de Abril de 2009 | Fútbol Profesional

subir