LOS ANDES 4

Goleada para creer. El Milrayitas jugó un gran partido, y se quedó con una victoria fundamental. Castagnino, Brítez Ojeda, Molfeso y Acosta Cabrera marcaron los goles del triunfo. El CALA está más vivo que nunca...

Por Leandro Saltamerenda

lsaltamerenda@clublosandes.com

Era EL partido. Había que ganar o ganar. Los Andes tenía la necesidad imperiosa de conseguir un triunfo para mantener intactas sus ilusiones de quedarse en la B Nacional. Por eso, el entrenador Luís Blanco se la jugó con un planteo muy ofensivo, y tuvo su recompensa. Con buen juego y mucha actitud, el Milrayitas goleó 4-0 a la CAI, y se quedó una victoria muy esperada. Porque el conjunto de Lomas estiró a ocho encuentros (cuatro triunfos y cuatro empates) su racha sin perder en casa, y alcanzó por primera vez en el torneo el punto de promedio. Mejor imposible. Muchas conclusiones positivas para sacar, y a esperar con mayor optimismo el viaje de la próximo semana a Tucumán. Ahora será cuestión de seguir trabajando, y pensando que con actuaciones como éstas, la permanencia en la categoría no es una utopía. El CALA depende de sí mismo, y quiere cumplir su objetivo. El resto que se ocupe de lo suyo…
Cinco fueron las variantes con respecto a la última derrota ante Chacarita. Adentro Patricio Grgona, Walter Alcaraz, Javier Ruiz, Jaime Molfeso y Martín Castagnino. Afuera Sergio Bogado, Mariano Sardi, Cristian Vega, Javier Bergés y Juan Martín. Y, claro, con estos nombres, el sistema táctico cambió rotundamente. Luís Blanco puso en cancha un mediocampo más rapidito y con mejor pie. ¿Cuánto tardó Los Andes en poner en apuros al arquero visitante? Nada. Es que en un abrir y cerrar de ojos, el Milrayitas estaba arriba en el marcador. A los tres minutos, Nicolás Foglia metió un pelotazo a espaldas de los centrales visitantes, Alberto Yaqué la peleó, y en el rebote, Casta vulneró la resistencia de Emanuel Tripodi. Qué caso serio, che. En su primer partido como titular, el Pitufo ya se anotaba en la red, y volvía a festejar de cara a su gente. Sí, la media mañana del Gallardón empezaba a toda orquesta. Los de Blanco eran superiores, y ganaban cómodamente. En cambio, la CAI no daba pie con bola. Sólo inquietaba con remates de afuera del área o intentaba con alguna jugada personal de Martín Rolle. ¿El resto? Poquito...
Con ese contexto, el público se ilusionaba con lograr el sexto halago del campeonato. El capitán Marcos Brítez Ojeda parecía un león hambriento, Darío Ruiz, y Gastón Montero hacían estragos por las bandas y la defensa no pasaba sobresalto. Faltaba definirlo. Sin embargo hubo que esperar bastante para disfrutar del repertorio de goles. A pesar de una clara situación desperdiciada por Alberto Yaqué o un cabezazo malogrado por Gonzalo Bustamente, el dueño de casa recién pudo liquidarlo en el complemento. Y, quien abrió el camino fue Marquitos, la figura de la cancha. El volante central se hizo cargo de una falta cerca de la medialuna, y con un derechazo perfecto desató la locura lomense. Era el 2-0, el de la tranquilidad. Porque el Azzurro seguía dormido, y el CALA tenía todo para golearlo. “Rojo, mi buen amigo, está campaña volveremos a estar contigo”, se entonaba una y otra vez en las tribunas. Era una verdadera fiesta, aunque lo mejor estaba por venir…
A los 25 minutos, el ingresado Gustavo Arce inició una contra rápida, Montero la siguió, y en el momento de la definición apareció el dísparo goleador de Molfeso. Ya estaba todo dicho. ¿Faltaba algo? Sí, la frutillita del postre a cargo de Juan Ignacio Acosta Cabrera, quien entró en lugar de Castagnino, y en la tercera pelota que tocó, la mandó a guardar. Contundencia pura. El paraguayo aguantó una pelota cerca del vértice del área, se dio vuelta, y con un derechazo sutil, la colgó del ángulo izquierdo del 1 de la CAI. Impecable. Si un jugador necesitaba desahogarse ese Acosta Cabrera. Por voluntad en las prácticas, sacrificio, y principalmente, para dejar atrás la roja sufrida con Unión. Merecida revancha y buen reconocimiento del hincha...
Después de esta conquista, el Milrayitas esperó el pitazo final de Mauro Giannini, y se unió en un festejo admirable. Ya está. No había nada más por hacer; sólo tenías que dejarte llevar y gritar a los cuatro vientos “Lomas no se va, no se va, no se va, Lomas no se va”.


Sintesís


Los Andes (4): Walter Cáceres; Patricio Grgona (ST 19` Javier Bergés), Nicolás Foglia, Walter Alcaraz; Darío Ruiz, Marcos Brítez Ojeda, Gastón Montero; Gonzalo Bustamante, Jaime Molfeso; Martín Castagnino (ST 248` Gustavo Arce) y Alberto Yaqué (ST 28` Juan Ignacio Acosta Cabrera). Suplentes: Luciano Díaz, Cristian Vega, Mariano Sardi y Matías Maidana. DT: Luís Blanco.


CAI (0): Emanuel Tripodi; Carlos Ponce, Gustavo Caamaño, Pablo De Miranda, Lucas Malacarne; Luís Vidal (ST Ignacio Malcorra), Gabriel Bustos, Martín Rolle; Lucas Villafañez (ST 14` Luís Malvarez); Martín Soto Torres y Jorge Piñero (ST Martín Dedyn). Suplentes: Daniel Sciutti y Emanuel Torres. DT: Víctor Doria.


Goles: PT 3` Castagnino (LA); ST 11` Brítez Ojeda, 26` Molfeso (LA) y 38` Acosta Cabrera (LA).


Amonestados: ST 10` Ponce (C), 33` Malacarne (C), 36` Dedyn (C) y 42` Caamaño (C).


Arbitro: Mauro Giannini.


Asistentes: Ruben Daniel Bustos e Iván Gabriel Núñez.


Cancha: Eduardo Gallardón. - Recaudación: $ 7.756.-

 

Sábado 4 de Abril de 2009 | Fútbol Profesional


subir