En primera persona

Camila Tacco, Alin Ramos Meyre y Candela Vidovich integran la tira de Inferiores de Vóley y te dicen por qué debes sumarte a la familia Mil Rayitas. Entrenamientos: lunes y jueves a partir de las 18 hs en la Sede. Edad: a partir de 13 años.

El Vóley de Los Andes está lleno de historias en primera persona. Chicas que llegaron al club porque aman el deporte. Otras que querían hacer actividad física. Y también muchas que soñaban con vestir la camiseta del club que tanto aman. Entre ellas conocemos a Camila Tacco, punta de Sub 21, Candela Videvich, de Sub 19 y Alín Ramos Mayre, capitana Sub 17. "Formamos un grupo hermoso y el sentimiento es compartido entre todas", coinciden. ¿Te anímas a sumarte?

¿Cómo fueron sus primeros pasos en la actividad?

Camila Tacco: Yo arranqué a jugar con el equipo del Municipio y fue empezar de 0 porque no sabía nada. Si bien tenía vóley en el colegio, no era lo mismo. Después tuve que dejar de ir a entrenar al Parque por un tiempo y cuando volví, no me hallaba. Entonces, ahí apareció la posibilidad de Los Andes. Yo conocía dos chicas del Lomas (por Eugenia Gaggero y Jesabel Justiniano) que estaban jugando acá, sumada las buenas referencias que tenía del club, vine y enseguida todas las chicas me recibieron cálidamente, nunca tuve un problema. Además, los entrenamientos son muy serios y estamos cada día mejor. 

Alin Ramos Meyre: En mi caso empecé a practicar vóley en primer año del colegio. Era la pelota o artística, y como buscaba algo más violento me incliné por el vóley. Así que arranqué a jugar y después es como que el nivel de la escuela no me alcanzaba. Sentía que no había ganas o que el volumen era poco. Entonces, cuando dije voy a jugar en un club, la primera opción fue Los Andes y me sumé antes de que terminen el techo de la Sede. Me acuerdo que entrenábamos en el Círculo Católico y había muchas chicas que también arrancaban en mi misma condición porque nos estábamos rearmando y la verdad que desde el principio fue hermoso.

Candela Vidovich: Yo también hice vóley en la escuela y tenía ganas de jugar en serio. Con mis compañeras habíamos dicho de arrancar y al final la única que decidió empezar en un club fui yo. Al principio me sentí como un “porotito” porque era todo nuevo para mí. No sabía si las chicas me iban a adaptar al grupo, tenía miedo que la situación me agobie. Pero la verdad que nada que ver. Nos queremos entre todas y nos llevamos muy bien.

Ustedes se dieron el gusto de inaugurar el Microestadio de la Sede…

Candela Vidovich: Sí, nosotras entrenábamos en el Círculo y cuando venimos acá no lo podíamos creer. La cancha es enorme, el movimiento es constante, hasta tenemos sponsors (risas).

Alin Ramos Meyre: Estamos muy cómodas. Y no solo desde el espacio, sino también a nivel materiales, infraestructura. Te incentiva a que entrés a la cancha con todas las ganas y jugar. Personalmente me siento en mi casa. Es donde vos elegís pasar la mayor parte de tu día. Por ejemplo, yo se que los lunes y jueves me quedo 4 horas en el club. Eso es sentido de pertenencia.

Desde lo deportivo, el primer triunfo oficial de las categorías más chicas fue ante Temperley, ¿especial, no?

Alin Ramos Meyre: Muy. Tal es así que ninguna estaba pendiente de los puntos. O sea, nos metimos tanto en el partido que no sabíamos cómo iba el tanteador y cuando nos dijeron “ganaron”, fue guau, no lo podíamos creer. El esfuerzo que cada una puso en la cancha, el empeño, el “si se puede” dio resultado.

¿Y ahora cómo se preparan para el Torneo Oficial?

Camila Tacco: En Sub 19 hay buen nivel, pero es como que todavía nos falta encontrarnos como equipo. Y en Sub 21, en el último torneo nos fue mejor y logramos mejores resultados. A veces siento que en los entrenamientos hacemos todo bien y a la hora de jugar un partido nos cuesta sacarnos el miedo. Por ejemplo cuando nos tocó jugar con el primero, arrancamos con todas las pilas, después nos quedamos y no lo pudimos levantar. El vóley se juega punto a punto y no hay que bajonearse si una pelota no entra porque te caés vos y se cae el resto. Entonces creo que debemos mejorar eso.

¿Qué les dio el vóley de Los Andes a sus vidas?

Camila Tacco: Compañerismo, saber lo que significa formar parte de un equipo. A vos te pueden enseñar a jugar, pero si no estás cómoda en ese lugar y tampoco te llevas bien con las otras cinco personas dentro de la cancha, es muy complicado. Y acá encontré todo lo que necesitaba. Hay buen grupo, con las chicas nos divertimos mucho y eso hace todo más fácil.

Alin Ramos Meyre: Yo vine a jugar al vóley y aprendí muchas cosas. Más allá de incorporar una técnica de juego, te formás como persona y surgen un montón de valores muy importantes. El no bajar los brazos nunca, darle una palabra de aliento a tu compañero, querer progresar siempre... El bienestar que uno siente en el club te invita muchas veces a decir “vení, probá, fíjate”. Y eso no te pasa en todos lados. Por eso está bueno que se sigan sumando más chicas y lo puedan disfrutar como nos pasa a nosotras. 

 

Pruebas de jugadoras. Las prácticas se realizan los días lunes y jueves a partir de las 18 hs, en la Sede Social. Edad a partir de los 13 años. Consultas por WhastsApp al coordinador Gustavo Minochio: 1149741171.

Empieza el sueño. El domingo arranca el Torneo Oficial de la LIVO. SUR. Los Andes recibirá a partir de las 10 hs a Salotti de Guernica, en la Sede Social. Juegan en continuado Sub 19, Sub 21 y Mayores.

 

 

 

Viernes 7 de Julio de 2017 | Voley Femenino

subir