Color local

La bandera se tiñó de Rojo y Blanco. El dramatismo y el suspenso final hicieron que la jornada se cierre con una alegría doble para el Mil Rayitas: vuelta a la victoria en Lomas y sonrisas para todos.

Por Pablo García

GOL AGÓNICO PARA SUMAR DE A TRES: Nuevamente el Polaco Linas se puso el traje de héroe, como lo había hecho ante Ferro, aunque en esa ocasión solo fue empate: “El tercer gol fue un golazo porque, si bien se lesiona Sufi, recuperamos la pelota con Moreno y no paramos de tocar hasta llegar debajo del arco entre el ‘Negro’ Brítez Ojeda, ‘Tonga’ Guruceaga y ‘Chupe’ Espínola, sin apurarnos”, relató Aníbal Biggeri. Por su parte, el delantero se mostró muy contento por su gol e insistió que el resultado “fue merecido por el trámite del partido, aunque como siempre se sufre hasta el final”. “El gol es positivo siempre, aunque sea en los pocos minutos que estás en cancha, y un gran desahogo. Trato de estar tranquilo y se dio cuando me quedó la pelota”, dijo el Polaco y resaltó la actitud de sus compañeros quienes “hicieron un esfuerzo enorme y se entregaron al máximo”. “Siempre nos toca sufrir y nos terminan empatando los partidos injustamente. Esto es un desahogo. Nos cuesta cerrar los partidos y además de local parece que carecemos de buena energía. Tratamos de cambiar eso y hoy volvimos a ganar en casa”, concluyó Linas, quien sumó su quinto gol en el actual torneo y un total de 14 con la Mil Rayitas.

DEBUT EN LA RED Y OTRO QUE SIGUE SUMANDO: ¿Jugada preparada? Largo lateral que pasa por frente del arco y por sobre todas las cabezas y Bordacahar le rompe el pecho al arquero visitante. El rebote fue aprovechado por Junior Mendieta, para que además de ser la figura del local, convirtiera su primer gol en Los Andes. “Las jugadas preparadas siempre hay que practicarlas en cancha aunque el rival las conozca. Sirve para que ellos tomen más confianza”, comentó Biggeri. Por otro lado, el artillero del Rojo sigue creciendo y reafirmando su apodo: Vombergol. Ensayó varias piruetas en el área contraria pero la más efectiva fue la primera tras centro del Chapu para festejar su 13° tanto en el torneo y seguir codeándose con los goleadores ¡Golazo!

PECADOS DE JUVENTUD Y FALTA DE FORTUNA: En su afán por alcanzarle la pelota a Díaz, Seba Valdez no hizo más que darle un pase de cabeza a Celiz, quien no tuvo más que empujarla para la igualdad transitoria del Lobo. “Tuvimos la desgracia con Fede pero lo importante es que pudimos dejar los tres puntos en casa. En la jugada desafortunada, en ningún momento lo veo y por eso cabeceo la pelota cuando se estaba acercando”, comentó el defensor, quien aseguró que no tuvieron que sufrir grandes sobresaltos durante todo el encuentro pero a pesar de ello le marcaron en dos oportunidades. El segundo también: “Los dos goles fueron jugadas desafortunada porque, tras el error entre Seba y Fede, yo me acalambro corriendo cuando teníamos dominado el sector, que finalizó en el empate 2-2”, contó Rodrigo Ayala, quien la mala suerte le jugó una mala pasada en el momento menos oportuno.

DOS REGRESOS: Con la lesión de Fran Martínez y la suspensión de Maxi Barreiro, Rodrigo Ayala volvió a la titularidad y lo hizo en buena forma, aunque como ya comentamos la suerte le jugó una mala pasada. “Hace mucho que no jugaba y tenía una ansiedad enorme. Me sentí muy bien aunque sobre el final la falta de fútbol me pasó factura y finalice acalambrado”, dijo el lateral zurdo. También volvió al ruedo el ‘Chupe’ Espínola, debutando en el actual torneo (4 partidos en la temporada anterior). El volante estuvo muy activo por el sector derecho y fue partícipe del gol que sentenció el resultado.

DÍA PATRIO, NUEVA MANGA: Tras que reviente la anterior en el partido ante Flandria, el Gallardón lució una improvisada manga y tuvo buen debut. También hubo tiempo para conmemorar y homenajear a Manuel Belgrano con el himno a la bandera, desde las torres de sonido, y el himno nacional desde las tribunas, ambos aplaudidos por todos...

DE RACHA: Ahora sí Los Andes cumplió una rueda sin perder en Lomas (12 partidos), pero claro que también últimamente se le hacía muy difícil quedarse con los tres puntos en casa: la última vez había sido ante Atlético Paraná (seis encuentros). “Hacía mucho que no ganábamos de local, a pesar de que hace más de una rueda que no pierde. Nos cuesta cerrar los partidos sobre todo en casa porque siempre hay una sensación que luego de abrir el marcador nos empatarán”, describió Biggeri. ¿Será supertición o los nervios afloran ante su público por la falta de buenos resultados? Por otro lado, Los Andes cosecha ya 9 partidos sin conocer la derrota ante el Lobo jujeño, con cinco (5) triunfos y cuatro (4) igualdades.

 

Miércoles 21 de Junio de 2017 | Fútbol Profesional

subir