El orgullo del Running

Conocemos a Carmen Tettamanti, la “deportista más grande en edad del club”. Lo cuenta Leo Simonetta, referente de la actividad, en primera persona. Para aplaudir y contagiarse. Genia, Carmen.

Por Leo Simonetta

Cuando hace menos de 2 años no podíamos superar las 6 personas que corríamos por el sintético o debajo de “La Palacios”, nos habíamos prometido que pasara lo que pasara no íbamos a bajar los brazos porque la actividad en algún momento iba a despegar. Por suerte no nos equivocamos. De a poco empezamos a sumar adeptos a un ritmo sostenido: de 2 días de entrenamiento pasamos a 3, después a 5 y de los 6 integrantes iniciales llegamos a más de 40.

En ese envión incesante un día apareció Carmen, acompañada por Leo, su hijo. Traía la sonrisa dibujada en la cara, esa misma que hoy conserva en cada entrenamiento, en cada carrera. No sabía nada de Running ni de Preparación Física, nos dijo, pero era evidente que le sobraba voluntad.

Sin dudas Carmen es hoy por hoy la deportista más grande en edad del club. Tiene 65 años y estoy seguro de que no se va a enojar si lo digo. No es de esas señoras coquetas que andan ocultando  documentos, simplemente, porque le sobran años para regalar. Jamás la vimos cuestionar ni protestarle a Daniel o a Juan, los profes, porque un ejercicio le resultara por demás exigente, se prepara, arenga al grupo y a su ritmo los completa.

Leo dice, que cuando vuelve de trabajar lo está esperando, rogando que no le haya pasado nada que le impida llevarla al club y que si fuera por ella se anotaría en carreras todos los fines de semana. Incluso lo ha inscripto a él sin avisarle....

Tanto sacrificio, voluntad y amor propio dio sus frutos el último fin de semana. Dos carreras por delante, la Maratón Solidaria “Dejando Huellas” el sábado en el Parque de Lomas y el domingo a beneficio del Hospital Gandulfo, la del Colegio Modelo de Lomas. En ambas salió primera en su categoría, llevando nuestra bandera y los colores del club a lo más alto del podio, con esa sonrisa con que la conocimos, cada vez más amplia.

Carmen es abuela y mamá, feliz de serlo. Sin embargo para nosotros es una compañera, incluso de Cami, Luquitas y July, que tienen 15 años. Pero no es una más; es de la que todos estamos orgullosos, de la que hablamos en nuestras casas, entrenando y con amigos. Es la que nos obliga a superarnos, a no bajar los brazos y a llevar cada vez más alto este increíble grupo que construimos a diario en Los Andes Running.

 

 

 

Sábado 5 de Noviembre de 2016 | Running

subir