Color local

A más de un año, Los Andes volvió a ganar dos veces consecutivas en Lomas. El gran regreso de Fran Martínez, los debuts en redes del Chapu Bordacahar y Ramiro López, y una ajustada pechera rosa, entre otros destacados.

Por Pablo García

CAMBIOS GANADORES: Al finalizar el partido Aníbal Biggeri señaló: “Cuando ganás, todo es acertado”, ante las variantes entre los once titulares. Sin embargo, los dos futbolistas que ingresaron fueron los protagonistas de la apertura del marcador: Vombergar, quien debutó como titular, envió un centro que, luego de acomodar la pelota para su perfil zurdo, Pancho Martínez convirtió su primer gol en Los Andes, y justamente luego de dos meses de recuperación de su desgarro en el isquiotibial de la pierna izquierda. Por eso el lateral salió despedido a darle un gran abrazo al Tano Di Benedetto. “Me acompañó en los momentos difíciles y siempre me dio fuerzas y energía”, sentenció Martínez tras el partido.

LE BASTARON DOS MINUTOS: “Cuando ganás, todo es acertado”, repitiendo la frase del DT: Los números dicen que Ramiro López entró a los 26’ del complemento y a los 28’ selló el resultado del partido ¿casualidad, error del arquero o virtud del volante? A López poco le importó ya que pudo inflar la red y festejar también su primer tanto en el club.

¡POR FIN SE TE DIO CHAPU!: Se lo habían negado los palos en otras ocasiones. Contra Santamarina, el delantero luchó y se sacrificó como lo hace siempre; casi abre el marcado en dos oportunidades: una pasó cerca del palo y otra la evitó Papaleo. Pero en la tercera llegó el primer desahogo para el delantero en 12 partidos.

UN AÑO SIN DOS TRIUNFOS CONSECUTIVOS DE LOCAL: Al cosechar tres puntos contra el equipo tandilense, Los Andes rompió la mala racha sin ganar por lo menos dos partidos consecutivos. Los últimos fueron a principios a fines de agosto y principios de septiembre de 2015: Gimnasia Jujuy y Sp. Belgrano eran las víctimas.

PECHERA ROSA: Ante la posibilidad de confundirse, el árbitro les exigió al cuerpo técnico de la visita que cambiaran los colores de su indumentaria era igual a los propios jugadores de Santamarina. Así es como se distinguieron con la pechera rosa: Mauricio Nosei casi queda ahorcado con lo ajustada que le quedaba la chaqueta. Para el complemento, el DT rival salió con un buzo de otro color.

UNIDOS A LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER: En apoyo a la causa, la casaca titular del Mil Rayitas estrenó un distintivo impreso en el medio del pecho con el logo de Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (LALCEC), institución que lleva 95 años combatiendo esta enfermedad a través de la prevención y la detención temprana.

 

 

Domingo 30 de Octubre de 2016 | Fútbol Profesional


subir