La madre de la criatura

Aylen Aguirre es la nueva profe del Mini Básquet de Los Andes. Además de trabajar en conjunto con Tomás Cwik se encarga de la preparación física de Inferiores y es pareja de Maxi Schzantz, base de la Primera, que finalmente juega esta noche ante UGAB.

Hoy es una más del mundo Los Andes. Llegó al club hace algunos meses para reemplazar a Fede García en el Mini Básquet y desde aquella primera práctica al frente de los más chiquitos, todas fueran buenas. Participó del Encuentro Anual de FEBAMBA, se emocionó con los triunfos de los Pre Infantiles (la categoría del momento), y a su vez, está colaborando con Ezequiel Caraballo en la preparación física de la tira. De Aylen Aguirre hablamos, nueva coequiper de Tomás Cwik en el coordinación de la Escuelita Mil Rayitas. Y de yapa, su marido es Maxi Schzantz, base y figura de la Primera. Respira Lomas...

¿Cómo te recibió la familia del Básquet de Los Andes?

La verdad que muy bien. Antes de comenzar tenía un poco de nervios porque era algo nuevo para mí, pero ya en los primeros días los nenes me hicieron sentir muy bien y el ambiente es muy cálido. Sinceramente me da gusto venir a cada entrenamiento y partido.

¿Es una linda tarea trabajar con nenes tan chicos?

Sí, lo que más me gusta es empezar bien de abajo  para que aprendan y ver el progreso día a día, mes a mes. Por ejemplo, a los más chiquitos le costaba un montón picar la pelota y estar ordenados en el cancha, y este tiempito vimos mucha mejoría.

¿Qué es lo que tratás de inculcarles?

Principalmente lo humano. Ser compañero, apoyar al equipo, sentirse parte del grupo. Después lo que es juego, cada uno tiene sus habilidades y tratamos de trabajar con Tomy (por el entrenador Tomás  Cwik) en cada aspecto y qué es lo que le falta para llegar al tope de su rendimiento. Pero primero buscamos formar personas y se diviertan.

Decías que tuviste nervios en el inicio, ¿influyó también que te tocó reemplazar a un profe como Fede García que dejó una huella importante en la actividad?

Y, un poco sí. Más que nada me puse en el rol de jugador y que venga otro entrenador de la nada y meterse en el corazón de los chicos, es difícil también. Pero de poquito lo fuimos logrando y hoy en día, me ven a 2 cuadras y vienen corriendo a saludarme. Así que eso lo valoro mucho; te lo llevás.

Hace un par de semanas vivimos el Encuentro Anual Mini Básquet, ¿qué significó para Los Andes volver a participar de un evento de ésta magnitud?

Fue una experiencia inolvidable. Por eso tratamos de convencer a todos los padres para que nos acompañen porque realmente para un nene es único. Desde el valor de la integración, el respeto al rival, las relaciones con los demás clubes… Fue muy lindo.

Además de ser entrenadora de Mini Básquet estás con la preparación física de las Inferiores, ¿sos dura en un entrenamiento?

Los chicos lo saben, pero por mí los tendría todo el día corriendo afuera. Me encanta la preparación y ellos entienden que es un beneficio exclusivo para cada uno. Así que  trato de dar lo mejor de mí y que ellos lo aprovechen.

 

Un día más de descanso. Como su rival UGAB hizo un pedido especial en la Federación, el partido que debía jugar anoche la Primera pasó para hoy. Así el Mil Rayitas buscará esta noche dar el golpe en cancha del puntero y sueña con meterse en los playoffs de la Copa de Bronce. Tarea difícil, pero no imposible. Vamos Lomas.

 

Jueves 27 de Octubre de 2016 | Básquet Masculino

subir