100 años, 100 historias Parte V

La adquisición del terreno de Santa Fe y Boedo trajo la incorporación de más disciplinas al club. La fiesta fue completa en la inauguración del estadio. Un particular pedido a AFA y el partido raro que finalizó en goleada histórica.

Por Pablo García

21- Con el equipo instalado por primera vez en la Segunda División, Los Andes se estableció definitivamente: a principios de 1939 firmó el boleto de compra del predio de Santa Fe y Boedo, nuestra actual casa. Antiguamente, la zona en que se asentó la cancha era conocida como “Los bañados del ancho” o “Potrero de Buscanin”. En el lugar se cazaban liebres y perdices, cuando todo era un gran campo.

22- En ese terreno, el primer rival “cazado” fue Temperley, en la mismísima inauguración oficial del estadio, que luego se denominó Eduardo Gallardón. Ese 28 de septiembre de 1940, cuatro mil hinchas disfrutaron de la fiesta, que se completó con el triunfo por 2 a 1, con goles de De Andreis y Furnó para el local; Pérez había abierto el marcador para el Gasolero. Con celebración completa, Los Andes estrenó su cancha con el pie derecho y ante uno de sus clásicos rivales.

23- El club desarrolló y amplió su oferta social y deportiva. Se afilió a la Federación Ciclista Argentina y se construyó un  velódromo, alrededor de la cancha que se acababa de inaugurar. Había pruebas diurnas y nocturnas, que eran complicadas por la poca fuerza de la corriente eléctrica en la zona. También se realizaban carreras de motociclismo.

24- Como ya había reclamado  por la mala inclusión de jugadores rivales, los dirigentes otra vez se presentaron con un petitorio a AFA, asociación que en otras oportunidades lo había relegado de categoría, como en la fusión de las ligas profesional y amateur. ¿De qué se trató esta vez? Tras caer a la Tercera División a fines de 1941, el club realizó un pedido formal para militar en la segunda. Obtuvo el beneficio del ascenso desde los escritorios, al cumplir ciertos requisitos, recién en 1944.

25- Ese año del regreso, el Mil Rayitas concretó una de las goleadas más grandes pero enmarcada en una particular protesta: un penal sancionado en favor de Los Andes desató la bronca de todo el equipo rival, Almagro. Convalidado el gol, los jugadores visitantes intentaron abandonar el campo de juego, pero fueron convencidos por el entrenador. La protesta se mantuvo con la modalidad de “huelga de piernas caídas”. Algunos futbolistas se sentaron en el campo de juego, mientras otros de sus compañeros cometían infracciones infantiles para ser expulsados: 4 vieron la roja. En aquel extraño contexto, Los Andes convirtió 3  tantos más para que fuera tan histórica la goleada como sus incidencias: 7-1.

 

Ver Parte IV: http://clublosandes.com/not-10788-100-anos-100-historias-parte-iv.html

Ver Parte III: http://clublosandes.com/not-10767-100-anos-100-historias-parte-iii.html

Ver Parte II: http://clublosandes.com/not-10758-100-anos-100-historias-parte-ii.html

Ver Parte I: http://clublosandes.com/not-10737-100-anos-100-historias.html

 

Miércoles 12 de Octubre de 2016 | Centenario

subir