LOS ANDES 3

Triunfazo en la noche de estreno de la cabecera Sur. Sobre el final y con un hombre menos, el milrayitas consiguió una gran victoria ante un rival durísimo. Qué manera de empezar el 2009...

Por Leandro Saltamerenda

lsaltamerenda@clublosandes.com

Casi dos meses esperaste este momento. Había ansiedad por volver a casa y por ver a las caras conocidas. Ya no importaban las vacaciones y el receso futbolístico. Necesitabas compartir esa pasión con los tuyos, con los que te divertís en las buenas y sufrís en las malas. Pero pasé lo que pasé siempre los vas a encontrar en el mismo lugar, persiguiendo un objetivo en común, llamado Los Andes, el club de tus amores. Y, vaya si te emocionas cuando tu equipo sale a la cancha. O, cuando la cabecera sur, después de tanto tiempo de espera, recibe la bendición y todos se unen en un grito ensordecedor. Desde aquel maldito empate con Tiro Federal te imaginabas ese presente. Los fuegos artificiales que no paraban de iluminar la noche de Lomas y la gente que desataba la fiesta en la tribuna. El clima era el indicado; sólo faltaba lo más importante: conseguir la victoria. No fue fácil quedarse con los tres puntos, pero valió la pena ese sufrimiento. Así se disfruta más. Ya no tenes en cuenta el gol tempranero de Defensa, la expulsión del Kily Vega, las tapadas del increíble Cubito Cáceres y todos esos coscorrones que te dieron más de un dolor de cabeza. Tus últimas dos imágenes serán el gol del Grandote Juan Martín y el festejo del final. Todos abrazados en el círculo central y escuchando el hit más deseado. En esta campaña, los hinchas, como fieles amigos, van a estar contigo... Y, frente al Halcón lo volvieron a demostrar. Ahora, después de celebrar este 3-2 memorable, habrá que respirar profundo y poner la cabeza en la próxima parada: Floresta. Se viene All Boys, otra final…
Fue una verdadera pesadilla. Ni el más pesimista hubiese pensando ese arranque de partido. No se jugaban ni tres minutos de juego, cuando los visitantes ya estaban arriba en el marcador. El viejo refrán dice que dos cabezazos en el área es gol… Bueno, entonces, así es. Tras un tiro libre desde la derecha, Claudio Grecco la peinó y Adrián Aranda entró en soledad para decretar el 1-0. Baldazo de agua fría y a sacar adelante una situación durísima. Además, en la primera jugada de peligro para el Milrayitas, el palo derecho se lo volvió a negar a Martín. Parecía adrede. Los fantasmas de la primera rueda empezaban a aparecer. ¿Qué había hecho Defensa para sacar ventaja? Poco y nada. Después del tanto, Los Andes buscó y buscó. La sociedad de Bustamante-Molfeso comenzó a funcionar, pero cada situación con destino de red terminaba en las manos o las piernas salvadoras del arquero Guillermo Hernando. Sin embargo, en los últimos cinco minutos del primer tiempo, el local tuvo su recompensa. Primero logró empatar con un gol en contra de Fernández, y luego, lo dio vuelta con una exquisita definición del debutante Gastón Montero, previa asistencia del 9. Fue un jugadón. Claro, ese aplauso cerrado, cuando los jugadores se acercaban a la boca del túnel, sintetizó la demostración de esfuerzo para reponerse y dejar en claro que no iba a ser fácil llevarse un buen premio del Gallardón…
Pero esto es fútbol… Cuando menos lo pensás, te embocan. El equipo de Enrique Hrabina dominaba y maneja a su gusto. Estaba más cerca el tercero del dueño de casa que el empate de la visita. No obstante, la roja discutida a Vega cambió todo. Los Andes, por el empuje lógico de Defensa, cesó su ritmo y se retrasó unos metros. Así, los volantes del Halcón comenzaron a tener mayores espacios y empezaron a probar a Cubito Cáceres. Una y otra vez, el arquero volaba de palo a palo y mantenía en sus manos la victoria de Lomas. Mientras tanto, el CALA trataba de responder con alguna contra, pero moría en los intentos. Se veía venir y sucedió lo peor. El ingresado Sabadía logró vencer la resistencia del 1 y llegó el empate doloroso. Quedaban menos de 10 minutos por delante. Podía pasar cualquier cosa. A Quique no le importó y arriesgó. Sacó a Arce, mandó a la cancha a Yaqué, y a esperar. Y, justo, en una salida rápida, el Beto aguantó la pelota, descargó a Maidana, Chicho mandó el centro y… Sí, viejo, grítalo con el alma. GOOOOOL. Ahí estaba el Gigante Martín para poner el 3-2 definitivo. La racha del ex Estudiantes no fue sólo un romance de verano. Por favor, qué festejo, qué desahogo. Ya está, mirá a los tuyos y celebrá. El árbitro Pablo Díaz pidió la redonda y chau partido. El Milrayitas se vengó de la caída de la primera rueda, pasó al frente en el historial, arrancó el 2009 con todo y alimenta el sueño de quedarse en la B Nacional. Calladito, calladito, no sea que en una de esas…


Formaciones


Los Andes (3): Walter Cáceres; Cristian Vega, Patricio Grgona, Mariano Sardi; Matías Maidana, Marcos Brítez Ojeda, Gustavo Arce (ST 39´ Alberto Yaqué), Gastón Montero; Jaime Molfeso (ST 18´ Walter Alcaraz), Gonzalo Bustamante (ST 32´ Maximiano Acosta); y Juan Martín. DT: Enrique Hrabina.

Defensa y Justicia (2): Guillermo Hermando; Emiliano Ciucci, Claudio Grecco (ST 22´ Mariano Sabadía), Silvio Duarte, Facundo Fernández; Gerardo Solana (ST Federico Barrionuevo), Miguel Monay (ST Fernando Lorefice), Darío Zárate, David Vega; Adrián Aranda y Omar Zalazar. DT: Roberto Saporiti.


Goles: PT 2´ Aranda (DyJ), 42´ Fernández en contra (LA) y 45´ Montero (LA); ST 34´ Sabadía (DyJ) y 42´ Martín (LA).

Amonestados: PT 25´ Grgona (LA); ST 11´ Duarte (DyJ), y 16´ Martín (LA) y Grecco (DyJ).

Expulsado: ST 15´ Vega (LA).

Arbitro: Pablo Díaz.

Recaudación: $ 17.280.

Cancha: Eduardo Gallardón.

Sábado 14 de Febrero de 2009 | Fútbol Profesional

subir